El Correo de Burgos | Miércoles, 26 de julio de 2017

FUTBOL SALA Segunda División B

El BigMat Fontecha Juventud pretende cambiar el rumbo

Después de caer en sus tres últimos partido, recibe en el Polideportivo Círculo (18,30 horas) al Internacional, penúltimo en la tabla

ROBERTO MENA 26/11/2016

Tres derrotas consecutivas han situado al BigMat Fontecha Juventud cerca de la zona bala de la tabla clasificatoria. El conjunto burgalés quiere acabar con esta racha negativa esta misma tarde en el choque que afronta en el Pabellón Círculo ante el Internacional (18,30 horas). La victoria es el objetivo primordial, aunque los de casa también quieren recuperar la fortaleza que demostraron en las primeras jornadas delante de su público y recuperar la confianza, que ha quedado tocada después de los últimos resultados
El cuadro arlequinado tendrá enfrente a otro recién ascendido. El conjunto de Intxaurrondo es penúltimo en la tabla y ha conseguido una sola victoria a lo largo de la competición liguera -fue en la primera jornada-. En los últimos 9 encuentros solo ha logrado 2 puntos, lo que provoca que los guipuzcoanos lleguena la cita con una enorme necesidad de puntuar. La complicada situación de los vascos les convierte en un oponente más peligroso, que además viene de lograr un empate en su último encuentro liguero.
Ambos equipos se conocen de la pretemporada. Se midieron en un triangular que se celebró en San Sebastián. En su partido empataron. Se trata de una escuadra que se caracteriza por imponer siempre un alto ritmo de partido y buscar el intercambio de golpes. Ante estas circunstancias, los burgaleses tratarán de hacerse con el control del encuentro. El objetivo será imponer el juego que más les convenga en cada momento, ya que saben que si el choque se vuelve loco su rival estará más cómodo.
Uno de los problemas que deberá resolver Raúl Zamora es la ausencia de Jesús, en el dique seco debido a un esguince de tobillo. Se trata de una baja importante que mermará el potencial ofensivo del Juventud del Círculo. Tampoco está en su mejor condición Óliver, otro de los hombres con un perfil más ofensivo. Arrastra desde hace días molestias en el psoas. Se vestirá de corto, aunque no estará al cien por cien. Estos dos contratiempos limitarán a la escuadra local en labores de ataque y en el choque de esta tarde otros jugadores deberán asumir la responsabilidad ofensiva.
El conjunto burgalés confía en que el pabellón registre una buena entrada y los ánimos del público ayuden al equipo a acabar con la dinámica negativa. Una victoria supondría un importante paso hacia adelante, ya que no solo tendría consecuencias clasificatorias, sino también psicológicas.