El Correo de Burgos | Miércoles, 19 de septiembre de 2018

14:08 h. PERSONAJES ÚNICOS / VICENTE SIMÓ FERNÁNDEZ

El cirujano ‘sin bisturí’ del colon

Es leonés y realiza una técnica quirúrgica pionera en España para eliminar el cáncer de recto inferior, que evita complicaciones postoperatorias / Suma ya 50 casos intervenidos / Es coordinador de la Unidad de Cirugía Colorrectal del Hospital San Juan de Dios

E. L. 07/12/2016

Es el ‘sueño’ de cualquier cirujano: curar con las mínimas incisiones. Sin dejar prácticamente huella. Un anhelo que ya es realidad para el abordaje quirúrgico de distintas dolencias gracias a la técnica laparoscópica, que consiste en introducir una pequeña óptica en la parte del cuerpo que se quiera intervenir. De eso sabe (y mucho) Vicente Simó Fernández, un leonés que estudió Medicina atraído por las historias que su madre y su tío siempre contaban durante las reuniones familiares. Así que, siendo todavía un niño, decidió que de mayor también participaría en estos relatos.

De su ciudad natal se trasladó a Valladolid. Allí realizó la carrera y el examen MIR. La Residencia de cirugía general la hizo en León debido a que fue de los primeros lugares donde se implantó este tipo de cirugía. Finalizado este periodo, se trasladó a Barcelona, donde realizó una estancia formativa en cirugía de colon ‘sin bisturí’ en el Hospital Clinic ya que, según cuenta, la provincia leonesa tiene una alta tasa de tumores de este tipo. A su vuelta aplicó todo lo aprendido por tierras catalanas y convirtió su centro en el hospital con mayor experiencia en esta técnica de la Comunidad.

Reconoce que su conexión con esta manera de proceder tiene mucho que ver con el contacto que tuvo con el doctor Jiménez Gómez. Con él aprendió a tratar gran cantidad de patologías de recto, colon y ano. En 2013 viajó de nuevo a Barcelona, pero esta vez se fue al Vall d´Hebron, donde se empapó de un procedimiento pionero a nivel mundial que se utiliza para el tratamiento del cáncer de recto (Ta-TME), así como técnicas avanzadas para operar las enfermedades del segmento terminal del tubo digestivo, y de tratamiento quirúrgico de patologías de suelo pélvico.

Durante los años 2013 y 2014 trabajó en el Hospital de Palencia. Junto con el jefe de servicio José Luis Álvarez Conde y el doctor Fernando Labarga, fundó la primera unidad multidisciplinar de patología de suelo pélvico de la Comunidad, y Simó Fernández comenzó a realizar los primeros casos de tratamiento de cáncer de recto con la técnica Ta-TME –este último ha operado 50 casos–. Desde el año 2015 forma parte de la Unidad de Cirugía Colorrectal del Complejo Asistencial de León. Además, es coordinador de la Unidad de Coloproctología del Hospital San Juan de Dios, donde están desarrollando «una gran actividad clínica» en el ámbito de las patologías de colon, recto y ano.

Su día a día está centrado en el tratamiento de cáncer de colon y recto, así como fístulas, hemorroides o tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal. «León es pionero en el desarrollo de la técnica Ta-TME. La experiencia que tenemos en su desarrollo es de las más altas a nivel europeo y mundial», apunta Simó Fernández. Con este procedimiento abordan el cáncer por vía abdominal y transanal pero utilizando laparoscopia como medio para ello. «Esta técnica nos permite abordar tumores de recto en zonas más cercanas al ano, facilitándonos la cirugía tan compleja de esa parte de la anatomía, y facilitando que los márgenes quirúrgicos sean sanos, es decir, que no estén afectados por este tumor».

La experiencia que tienen es de tres años y ya han operado a medio centenar de pacientes. En su opinión, es un trabajo en equipo, ya que para cada intervención se necesitan cinco cirujanos. La técnica parece que consigue mejores resultados funcionales y oncológicos de los pacientes afectados y mejora su calidad de vida porque se reducen las complicaciones postoperatorias, subraya el leonés.

Respecto a la investigación y la innovación, Simó Fernández considera que la Consejería de Sanidad apuesta por sus profesionales y motiva para que estén activos. «Nosotros hemos podido desarrollar nuestra actividad en el cáncer de colon y recto sin impedimentos, quizá el problema es la conciliación entre la gran actividad asistencial que tenemos y la actividad investigadora». Por ello, recomienda una interconexión «más fluida» entre la investigación en las universidades y los hospitales, «que afiance la línea inicial con la que estos se crearon como centros también universitarios».

Para este cirujano, los más perjudicados por los reveses de la crisis económica han sido los jóvenes, quienes, a pesar de su preparación y sus ganas de trabajar, no cuentan con oportunidades para desarrollar sus conocimientos. «Los trabajos bien reconocidos y remunerados escasean por lo que se ven obligados a buscar ese reconocimiento en otros países», lamenta.

Vicente Simó Fernández opina que la sanidad pública cuenta con grandes profesionales que intentan ofrecer una sanidad de calidad a pesar de que los recursos sean limitados. En su caso, por ejemplo, siempre ha tenido apoyo por parte del hospital a la hora de poner en marcha esta técnica quirúrgica con la que se favorecen numerosos pacientes con cáncer de recto mejorando su calidad de vida cuando preservan el ano y su supervivencia. Los resultados se han mostrado en congresos autonómicos y nacionales, con premios a la mejor comunicación en cuatro ocasiones.

Según manifiesta, la sociedad no suele valorar el esfuerzo que supone investigar e innovar en medicina. «El día a día asistencial permite aplicar técnicas innovadoras como la que están realizando desde hace un tiempo en los pacientes con cáncer de recto, pero no tanto investigar, puesto que supone demasiadas horas que no tenemos. Y aunque nuestra profesión es completamente vocacional, la investigación absorbe mucho tiempo de tu vida personal, y aún así la hacemos».