El Correo de Burgos | Jueves, 15 de noviembre de 2018

12:30 h. CRÓNICA GASTRONÓMICA - ULTRAMARINOS ALMACÉN DE CAMPANAS BAR DE VINOS (VALLADOLID)

Ibéricos, latas y buenos vinos

El céntrico establecimiento ofrece una barra de raciones y tapas elaboradas con buen producto nacional en las que se busca la mínima manipulación acompañadas con vinos de Castilla y León.

MAR TORRES 09/12/2016

Buenos ibéricos y cecina de León al corte acompañados por ensalada de tomate, atún, aceitunas y alguna guindilla o, si se prefiere, la zamorana a base de verdel de Santoña y aceituna negra. También es buena opción una ración de buen boquerón, anchoa del Cantábrico y queso curado de leche cruda de oveja elaborado en Sardón de Duero (Valladolid).

El hostelero Óscar Garrote (Vino Tinto) y Diego Álvarez Gorosito (medio melé del Vrac Quesos Entrepinares) ofrecen en este céntrico bar de la capital vallisoletana una carta de raciones y tapas en la que se prima el buen producto nacional. «Queremos que el bar tenga la filosofía de las antiguas tiendas de ultramarinos; lo que buscamos es la máxima calidad, el producto en su máxima expresión presentado al cliente con la mínima manipulación», señala Óscar Garrote, quien remarca que todas las viandas son de Castilla yLeón, «menos las sardinillas, las anchoas... que son del Cantábrico».

Lo mismo ocurre con la carta de vinos. Recoge una veintena de referencias de la Comunidad, en su mayoría tintos de la Ribera del Duero, Toro y Vinos de la Tierra de Castilla y León, y dos blancos de Rueda, sin que falten de otras comarcas como Jumilla.

Pero, además, el cliente puede optar por los vinos y vermús de almacén:buenos graneles elaborados en estas comarcas vitivinícolas. Vinos que se sirven en copa (blanco, rosado y tinto joven a 1,20 euros) y en botellas de 3/8 y 3/4 (a 3,50 y 7 euros respectivamente).
Los caprichosos también tienen a su disposición vinos franceses como Château Lynch–Bages (Pauillac), Petrus y La Fleur de Petrus (Pomerol), por ejemplo.

El local se suma así a la corriente de comer de forma informal y rápida ‘picando’ en la barra sin que ello signifique comer ‘cualquier cosa’. En su carta hay platos de plancha como lomo sayagués, tacos de ternera gallega, presa de cerdo ibérico (11 euros, lo más caro del listado), ventresca de bonito con pimientos asados, calamar con pesto y alioli, lomo adobado, salmón con alcaparras y atún rojo, entre otros platos. Esto no es un ‘ensayo’.