El Correo de Burgos | Martes, 20 de noviembre de 2018

11:17 h. SORIA

Trashumancia de vacuno en la zona de Urbión

Las explotaciones son menos pero con más animales para lograr ser más rentables y las razas de apititud cárnica han sustituido a las vacas lecheras

ANA P. LATORRE 19/12/2016

El ganado vacuno que pasta en Urbión ya ha descendido a terrenos más bajos de la comarca de Pinares en los que el manejo y la alimentación son más fáciles. «La zona de Urbión ya está cubierta por la nieve y se hace más difícil que el ganado paste, por lo que podemos decir que se hace a final de noviembre una ‘ trashumancia corta’ en la que los animales se bajan a los alrededores de los pueblos y zonas como Pinar Grande», indica Antonio Medrano, ganadero de Vinuesa. De esta manera, el aprovechamiento en la zona de Urbión (de 1.800 a 2.000 metros de altitud) se extiende desde mitad de mayo hasta finales de noviembre.

Con este movimiento de ganado para abajo, que los propios animales buscan, se pretende «ofrecerles un mayor cuidado, porque suele ser época de concentración de partos, y tenerlos más a mano», explica el ganadero. «Es un sistema de aprovechamiento de pastos tradicional, que hemos hecho durante toda la vida. Consiste en aprovechar el terreno y pastorear en los tiempos que corresponde, es decir, desplazamos al ganado según el tiempo y conseguimos aprovechar todas las zonas de una manera sostenible. Es algo a lo que no se le da el valor que se merece», añade insistiendo en la idea de que «los animales limpian el monte cada año». Ya en primavera, el ganado se mueve hacia arriba, según ven el sol, para aprovechar los ricos pastos de las zonas altas. En invierno se alimentan con tacos de pienso, forraje, hierba y paja en el campo o en comederos.

Vallados

En la zona de Vinuesa cada grupo de animales marca su territorio, sin la necesidad de vallados.En lo que sí trabajan los ganaderos es en el vallado junto a la carretera. «Los ganaderos hemos gastado mucho dinero y ahora estamos estudiando el vallado de unos 15 kilómetros en la zona del punto de nieve de Santa Inés, ya que en los meses de invierno hay más tráfico», explica el ganadero. «Además, el problema es que en las carreteras se echa sal y las vacas van hacia ella», añade. Dentro del monte no creen necesario el vallado, porque lo consideran «contraproducente» y «funciona bien como está». En Vinuesa existe una asociación de ganaderos - unos 32- que comparte el sistema de manejo de los pastos comunales y Medrano apunta la necesidad de insistir en los beneficios de este modelo de gestión.

El sector bovino es el más representativo de Pinares y aunque hay menos explotaciones se mantiene el número de cabezas y se sitúa en los valores de los años 90. Cada explotación tiene más animales, cerca de un centenar de media. En estos últimos años también ha cambiado el tipo de animales, porque antes eran vacas de leche y ahora es ganado de monte con aptitud cárnica. Medrano destaca también la idea de que hay nuevos ganaderos, por lo que hay relevo generacional.

Raza limousin

Lo que más hay son vacas de la raza limousin y cruce de limousin con pirenaica. Para Medrano, «el ganado cruzado es el que mejor se hace al terreno y se maneja, además de que ofrece una carne con más grasa y textura». Se opta por ello «para hacer las explotaciones más rentables». En cuanto al lobo, el ganadero visontino muestra su preocupación porque se está extendiendo de Urbión a otras zonas como Pinar Grande y Molinos. «Es un problema que va a más y no hay ningún control», asevera.

José Manuel Cornejo, ganadero de Molinos de Duero, hace referencia a la crisis de rentabilidad del vacuno extensivo. «Intentamos obtener los mismos rendimientos que antes se tenían con menos animales», destaca. Cornejo destaca, además, la gran labor que hace el ganado extensivo a los montes, sobre todo en la lucha contra incendios. Los ganaderos indican que es un sector «poco agradecido, que sufre ataques de lobos, buitres y zorros, pero también desde otros sectores económicos». A ello se suma la falta de apoyo de las administraciones.

En Pinares, según los datos actualizados del Servicio de Agricultura de la Junta en Soria, se contabilizan 79 explotaciones ganaderas de vacuno, con 5.471 animales. En Vinuesa se ubican 30 explotaciones, en Covaleda 10 y en Montenegro de Cameros y Abejar 7. Además, hay 5 en Molinos de Duero y San Leonardo; 4 en Casarejos; 3 en Cabrejas del Pinar; 2 en Salduero, Talveila y Navaleno; y 1 en Muriel Viejo y Vadillo. En la zona de Pinares hay un total de 56 beneficiarios de ayudas PAC, mientras que hace 20 años eran 200 los que recibían estas ayudas.