El Correo de Burgos | Viernes, 21 de septiembre de 2018

Arroces con sabor leonés

Situado en pleno casco histórico de la ciudad, junto a la catedral, su carta destaca por la alta calidad de sus pescados, y los productos de la tierra

HENAR M. PUENTES 27/01/2017

Pasear por el barrio Húmedo, zona del tapeo y del buen comer por excelencia de León, es dejarse llevar por su historia, cargada con más de 2000 años. Uno de los establecimientos que más destacan para el que busque platos de cuchara, arroces y tradición es La Bodega del Húmedo. Calidad excelente y un buen servicio son las notas características de este restaurante, abierto en el pleno corazón del casco antiguo leonés desde septiembre de 2015, por los empresarios José María Barrios y Aníbal Fuertes.

El local, ubicado en la calle Plegarias número 8, se encuentra en una zona inmejorable, a escasos metros de la Catedral (se puede dejar el coche directamente en el parking de la plaza Mayor). Nada más entrar el comensal se encontrará con un buen ambiente de barra, donde muchos paran a tomar un vino que acompañan con la tapa (que, como es costumbre en León, se ofrece de forma gratuita como acompañamiento). Entre las seis que ofrecen al visitante destaca la oreja a la gallega, el pollo al ajillo, las patatas ali oli o las croquetas de queso azul de Valdeón.

Para los que opten por sentarse a comer, pueden hacerlo en el comedor situado escaleras abajo. Se trata de una bodega del siglo XVIII con capacidad para unas 45 personas, que ha recuperado los techos abovedados, vestigio de su pasado histórico. Elementos de la zona como la piedra de Boñar se han empleado para reconstruir este espacio de ambiente familiar e íntimo con decoración «de estilo rústico-minimalista», tal y como lo define el socio José María Barrios.

En su menú destacan los arroces. Los hay de hasta cuatro tipos distintos (todos ellos se elaboran en el momento, con un tiempo de espera de entre 20-25 minutos): arroz meloso con bogavante, el de manitas de cerdo y pulpo (es quizá el que más éxito tiene entre el público), el arroz negro con calamares y almejas y por último, el arroz con marisco.

Su gran oferta en pescados y mariscos es otro de los elementos diferenciadores de la taberna. Calidad y cantidad a partes iguales en un producto fresco traído directamente desde el Cantábrico. Nécoras, bogavantes, cigalas o rodaballos son algunos de los mariscos y pescados que muestran a la clientela en su expositor que mira a la calle de la Paloma. Una auténtica lonja traída directamente desde el puerto de Vigo cada semana hasta el corazón del Húmedo. No es de extrañar que uno se encuentre con piezas fuera de lo común como un rape de 11 kilos. Todo procedente del mar (nada de piscifactoría).

Fuera de carta ofrecen almejas a la marinera o a la sartén, risotto de boletus con foie o la lubina salvaje al horno servida en cazuela de barro con patata panadera. La calderada de marisco y pescado se cocina todos los martes y jueves a un precio inmejorable (16,50 euros).
El restaurante ha sabido concentrar en la carta los mejores productos que se elaboran en la provincia leonesa como el cocido leonés (a 14,50 euros se puede degustar los lunes, miércoles y viernes), los puerros de Sahagún o los pimientos del Bierzo. «Tratamos de buscar producto leonés de la máxima calidad», asegura el chef, Juanín Álvarez. Incluso, se pueden comprar embutidos y quesos de la zona allí mismo.

Para los amantes de los productos de huerta cuentan con platos para vegetarianos como la piperrada de verduras o la cazurrada de puerros con cebolla caramelizada, un plato de autor que realiza su jefe de cocina. Entre las ensaladas, no duden en pedir la especial la bodega, en la que se entremezclan diferentes lechugas con otros ingredientes como la cecina, la piña natural de Costa Rica, la castaña confitada y el queso de cabra.

Sus ensaladas de bonito y pimiento tampoco dejan indiferente a nadie. Quizás porque el bonito en conserva lo elaboran ellos mismos de forma artesanal. Algo único.
A lo largo del año organizan tres Jornadas Gastronómicas. La primera de ellas se celebrará a partir del 10 de febrero con el buey como protagonista.
Llegada la hora de los postres, la tarta de la abuela puede ser una excelente elección.
Turistas y leoneses se encuentran entre los clientes habituales que frecuentan la Bodega del Húmedo, un concepto diferente en el arte del buen tapeo y la cocina con trato cercano en la capital del Bernesga.