El Correo de Burgos | Viernes, 21 de septiembre de 2018

12:25 h. VINOS DE ARGANZA (DO BIERZO)

El Mencía más fraternal

La bodega lanza al mercado una etiqueta de ‘edición limitada’ con viñedos de 70 años dedicada a sus hijos: Ignacio, Javier, Carlos y Víctor

HENAR MARTÍN 10/02/2017

La trayectoria empresarial de Víctor Robla Carreiras siempre estuvo vinculada al terroir, donde comenzó desde el área de comercialización y la distribución del vino de una bodega riojana. En el año 1997 este catalán con «espíritu aventurero y emprendedor» decide arrancar un «proyecto personal», abanderando una bodega pequeña para, más tarde, lanzarse a la aventura de crear su propia producción en la DO Bierzo, donde empezó en 2000 como empresario en unas cepas centenarias pertenecientes desde el siglo XV a la familia de su mujer, los Álvarez de Toledo, descendientes de la Casa de Alba.

En 2003 lanza sus propias marcas y al año siguiente se instala en la bodega actual en Toral de los Vados, lugar donde se almacenan más de 1500 barricas de roble francés y americano. Su apuesta por la tierra, la tradición y la historia ha dado lugar en la actualidad a la comercialización de hasta 10 estilos de vino distintos.

El principal fruto con el que elaboran sus vinos es la mencía, que da lugar a unos vinos «aromáticos, aterciopelados y de vivo color con toques morados». «Es la que nos da la auténtica personalidad de nuestra bodega», asegura este conocedor de la vid.

Sus uvas –procedentes de fincas propias y de viticultores vinculados a la bodega– se vendimian de forma totalmente manual y la fermentación es controlada. La uva es seleccionada en la viña de forma minuciosa, y en algunos casos, también en la bodega.

La última incorporación de esta gran familia bodeguera con presencia también en Vinos de la Tierra de Castilla y León es el Lagar de Robla colección Cuatro Hermanos, una producción limitada 100% mencía que lleva el nombre de los hijos del impulsor y propietario de la bodega: Ignacio, Javier, Carlos y Víctor. Se trata de un vino elegante con color rojo intenso, muy afrutado. En nariz tiene aromas a frambuesa y regaliz. Muy equilibrado y con unos taninos intensos. La uva pertenece a la finca Valdalebre, con viñedos de entre 50 y 70 años. Se trata de un vino con crianza en roble de 10 meses. Para este primer año se espera lanzar una producción de 5020 botellas este primer año.

El godello y doña Blanca tiene presencia en sus fincas para la elaboración de los blancos Século, Encanto, Legado de Farro o Flavium. Frutas de color pajizo que otorgan aromas elegantes y persistentes. En boca dan lugar a vinos consistente, con cuerpo y equilibrio en acidez.
Sus botellas están presentes en 42 países, entre los que se encuentran Canadá, Estados Unidos, Brasil, Corea del Sur y hasta Taiwan. «El mercado es importante y sólido aunque realizamos una importante labor de posicionamiento en ferias y mercados internacionales», apostilla.

En el mercado nacional sus vinos están presentes en los principales lineales de las grandes superficies, además del canal Horeca (hostelería y restauración) y tiendas gourmet.
La investigación forma parte de su ADN y para ello incorporan los sistemas innovadores para mejorar los procesos de elaboración del vino.

En su proyecto empresarial hay un apartado dedicado al enoturismo con visitas a la bodega y al viñedo dirigido al público en general.