El Correo de Burgos | Viernes, 21 de septiembre de 2018

El PP garantiza ahora al sector el freno al impuesto del azúcar

Asaja, Coag, Acor, Azucarera y los fabricantes de azúcar se reúnen con diputados de PP y C’s

FELIPE RAMOS 01/03/2017

Todo había sido para satisfacer las exigencias de la Unión Europea. Al menos eso es lo que le reconocieron diputados del Partido Popular en el Congreso a los representantes del sector remolachero y azucarero en todo lo que tiene que ver con el polémico impuesto del azúcar, en la reunión que mantuvieron en el día de ayer en la Cámara Baja,

Un encuentro en el que los tres parlamentarios del PP que estuvieron presentes garantizaron ahora a los representantes del sector el freno a la imposición de un impuesto sobre el azúcar. Según explican las fuentes consultadas por EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN, los ‘populares’ aclararon que este nuevo gravamen se había incluido sólo en el articulado de recomendaciones que había exigido la Unión Europea para frenar el déficit.

La portavoz de Hacienda del PP, Ana María Madrazo; la portavoz adjunta de Agricultura, Susana López; Juan Vicente Pérez, diputado ‘popular’ encargado también de los asuntos de agricultura; y el portavoz de Hacienda de Ciudadanos, Francisco de la Torre; mantuvieron un encuentro al que UPA no pudo asistir con el presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, el presidente y el director general de Acor, César Rico y José María Zarandieta, respectivamente; Isabel Vasserot de Azucarera; un técnico de Coag y la directora de la Asociación General de Fabricantes de Azúcar de España (Agfae).

Dos conclusiones se desprenden del cónclave que tuvo lugar en el Congreso: que el PP no cuenta los apoyos políticos necesarios para sacar adelante el polémico nuevo impuesto sobre el azúcar, algo que que evidenció el diputado de Ciudadanos quien dejó claro que no tendrán el sí de su partido a una medida que no comparten en ningún caso, y que desde las filas ‘populares’ se reconoce que va dejarse en suspenso, precisamente por esa falta de apoyo y porque según explicaron a los representantes del sector la situación de la economía ha mejorado respecto a la fecha en la que se remitieron las exigencias a Europa.

Los representantes del sector volvieron a poner sobre la mesa los 6.000 agricultores y el potencial de las plantas remolacheras de la Comunidad para evidenciar el daño que este nuevo tributo vendría a ocasionar un sector estratégico para Castilla yLeón.
Además, no alcanzan a entender, y así se lo hicieron ver a los parlamentarios en el transcurso de la reunión, cómo es posible que por un lado se esté peleando en Europa por mantener y aumentar las ayudas que provienen de la PAC y, a la vez, se grave con un nuevo impuesto, que haría que ese dinero que llegan por un lado se vaya por el otro.

La reunión fue satisfactoria para las organizaciones agrarias y la industria azucarera y remolachera, pero se mantendrán expectantes hasta que la amenaza del impusto pase a ser historia.