El Correo de Burgos | Sábado, 17 de noviembre de 2018

Cecale va ‘al alimón’ con CEOE y pide menos liberados y otra ley de huelga

Aparicio dice que son un coste para las empresas que «daña su competividad»

J. LUIS F. DEL CORRAL 02/03/2017

La tensión entre las cúpulas nacionales de CEOE y Cepyme y las direcciones de los sindicatos sube enteros. El «órdago» lanzado por las patronales como respuesta a la negociación salarial ha encrespado a CCOO y a UGT y amenaza con contagiar al menos el Diálogo Social bilateral enCastilla y León. Sobre todo porque Cecale «va al alimón» de sus jefes y exige también un recorte de los liberados sindicales, una nueva ley de Huelga y que se endurezcan las condiciones a los parados para recibir el seguro del desempleo.

«Los liberados sindicales los pagamos nosotros, son a nuestra costa y pedimos que sean por menos horas y con menos personas», apunta Santiago Aparicio a EL MUNDO. En su argumento advierte de que «las empresas no crecen» y los liberados sindicales suponen un coste «que daña la competitividad y el crecimiento de las empresas».

Aparicio advierte de que el «órdago sindical» de anunciar movilizaciones para obtener aumentos salariales supone «un pulso» que ha obligado a los empresarios a resucitar una vieja reivindicación de recortar los liberados y de impulsar otra ley de Huelga. El presidente de la patronal regional duda de que esta creciente tensión entre las cúpulas empresariales y sindicales afecte al Diálogo Social en Castilla y León y a las negociaciones en marcha.

Sin embargo, los sindicatos de la Comunidad ya han citado al representante de Cecale en la comisión de Recursos Humanos, Javier Cepedano, a un reunión el próximo martes para evaluar el estado de la negociación colectiva en la Comunidad. Además, el día 23 han convocado movilizaciones.

Los sindicatos han planteado en la mesa de negociación estatal una horquilla salarial de entre el 1,8% y el 3% en función de la situación de la empresa.
Aparicio considera que es necesario tener en cuenta la coyuntura de cada empresa para marcar el aumento o la congelación.Hay que tener en cuenta que el índice de precios al consumo dejó atrás los números negativos y la inflación está ahora en el 3% anual.

Sin embargo, la patronal de Castilla y León confía en que la negociación vuelva pronto a su cauce, «se ponga fin a las posiciones extremas» y «se acerquen posturas» en un diálogo «más calmado». A su juicio, la reacción de CEOE y Cepyme en la carta enviada en febrero a CCOO y a UGT es la consecuencia de «un acercamiento imposible» en la negociación. Aparicio considera que en un contexto como el actual de incertidumbre no sólo es necesario hablar de aumentos salariales, sino de productividad y de absentismo.