El Correo de Burgos | Sábado, 17 de noviembre de 2018

El obispo de Ávila se solidariza con los trabajadores de Nissan

García Burillo advierte de que el cierre de la planta supondría un empobrecimiento de la sociedad abulense

ICAL 03/03/2017

El obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha mostrado su solidaridad con los trabajadores de la planta de Nissan y ha solicitado a los responsables de la multinacional que cumplan sus compromisos y mantengan el empleo.

En una carta escrita tras la reunión que mantuvo con el comité de empresa de la factoría, encuentro que calificó de “cordial y sincero”, el obispo abulense muestra su preocupación por el empleo y no se olvida de otras empresas en dificultades, como Elgorriaga o Composites, así como de autónomos y pequeños empresarios que lo están pasando mal.

Sobre Nissan, García Burillo advierte de que son casi un millar de abulenses -entre empleos directos y empresas auxiliares- los que se pueden ver afectados, y asegura que, como ya ocurriera tras el cierre de Lear, “muchas familias verían dañada su estabilidad, personal y económica”. A juicio del obispo, el cierre de la fábrica repercutiría directamente en las posibilidades de los jóvenes y supondría un empobrecimiento general de la sociedad.

Por todo ello, el obispo hace un llamamiento a los responsables de Nissan, para que cumplan sus compromisos y mantengan el empleo. Pero también se dirige a los propios trabajadores de la factoría abulense, a los que pide que “mantengan el talante dialogante y constructivo en la defensa de sus puestos de trabajo, de su futuro y de sus familias, en definitiva de la ciudad de Ávila”.

Finaliza su escrito el pidiendo a toda la comunidad cristiana que acompañe con su ayuda y apoyo a las personas que tienen dificultades en su trabajo o pierden sus empleos, y promoviendo la solidaridad como principio básico de convivencia.