El Correo de Burgos | Lunes, 23 de abril de 2018

Fútbol / Segunda B

Salinas enciende el ventilador

El técnico del Burgos CF considera que cuerpo técnico y plantilla no son los únicos culpables del bajón de resultados y reclama que quienes configuraron la plantilla asuman responsabilidades

DANIEL ORTEGA CEBRECOS 12/01/2018

Muy poco han durado los efectos balsámicos de la victoria copera frente al Pontevedra. El ambiente se ha enrarecido en el Burgos CF por las declaraciones realizadas por Patxi Salinas al término del compromiso -ratificadas nuevamente ayer- en las que achaca una parte de la responsabilidad de la situación clasificatoria del equipo las actuaciones «del presidente, el director deportivo -Nacho Fernández- y Gonzalo Antón». «En el club hay mucha gente que tiene que responsabilizarse de las decisiones que han tomado. No pueden echar balones fuera. No todo es culpa nuestra. Ellos son los que realizan los fichajes, no yo».

La tardanza en la llegada de los prometidos refuerzos ha generado malestar en el cuerpo técnico, pero la forma de expresarlo no ha sentado bien en la directiva del combinado de la ribera del Arlanzón. Y ponen en una situación comprometida al preparador, que afrontará una auténtica final el domingo frente al Lealtad.

Pese a los discretos números firmados por el Burgos CF en el último tramo de competición Patxi Salinas no varía un ápice su discurso y, al menos de cara al público, limita la autocrítica a la mínima expresión. «Las dudas y las especulaciones las tiene la gente. Nosotros estamos tranquilos. Este equipo ha hecho una primera vuelta increíble, los que dicen cosas hablan sin conocimiento. Somos el equipo que de largo menos ha encajado. Nos ha faltado acierto con el gol. Pero no tenemos ninguna duda de esta plantilla. Va a seguir trabajando bien», sostiene.

El técnico vizcaíno reconoce estar «preocupado» por la fatal de gol. «Queremos engancharnos arriba. Hemos trabajado para ello desde el primer día. Pero la gente tiene que ser consciente de que tenemos dificultades y que hay que trabajar con lo que tenemos. Cuando las cosas no se consiguen no es porque no se intente. A veces las cosas no salen. Necesitamos el apoyo incondicional del público durante los partidos», agrega.

El técnico de los blanquinegros no entiende el clima de tensión y máxima exigencia que se ha generado alrededor de su escuadra. «El equipo está compitiendo muy bien. Lleva buenos números, pero le falta gol. La pena ha sido que de los 10 empates no hayamos logrado la victoria en 3 de ellos, que nos dejaría en una situación inmejorable. Yo prometí trabajo. Creo que no entrar en play-off no sería un fracaso». Afirmación esta última que contrasta con lo expresado recientemente por el máximo responsable del área deportiva de la entidad, Gonzalo Antón.

Salinas no entiende las críticas que está recibiendo el Burgos CF desde muchos ámbitos (sobre todo en las redes sociales). «Salimos siempre a ganar, pero no es lo mismo jugar en un campo de hierba artificial como el de Mieres, con un bote horrible y contra un equipo muy agresivo, que en otros campos. Cada partido es un mundo». Y vuelve a cargar las tintas en la falta de puntería de sus arietes. «En el choque de Copa teníamos enfrente un rival de entidad. Cusi tuvo dos tiros e hizo dos golazos. Otros jugadores han tenido más ocasiones y no lo han hecho», señala.

Sobre el encuentro del próximo domingo, considera que hay que restar trascendencia al duelo ante el Lealtad. «Son tres puntos muy importantes. Pero si empezamos a tener ansiedad y presión cuando faltan 18 partidos para el final esa dinámica no será buena para el grupo. Estamos generando una tensión que no es buena. Tenemos que jugar con intensidad y mucha fuerza, pero desde la tranquilidad. Sin tener dudas. Hemos entrado en una fase como de temor. Y eso no puede ser. En el grupo estamos tranquilos. Quizás los delanteros tienen cierta ansiedad porque no llegan los goles y eso genera precipitación».

TOCADOS
Julio Rico y Andrés no completaron el entrenamiento de ayer. Ambos saltaron al terreno de juego, pero se retiraron de inmediato. El central todavía no ha dejado atrás las molestias en la rodilla a consecuencia de un golpe recibido en Mieres, mientras que el burgalés tiene síntomas de gripe. Pero se espera que hoy se puedan sumar con normalidad al trabajo grupal.