El Correo de Burgos | Sábado, 24 de agosto de 2019

Fútbol / Tercera

El Atrio se relaja antes de tiempo

El Bupolsa deja escapar un triunfo que tenía en el bolsillo frente al Almazán / Su fragilidad defensiva en el arranque del segundo pudo costarle incluso más caro al combinado burgalés

DANIEL ORTEGA CEBRECOS 12/02/2018

Un punto y gracias. Segundo empate consecutivo del Atrio. Y de nuevo ante un rival en teoría asequible en San Amaro. En esta ocasión el Bupolsa dejó escapar una presa que tenía entre los dientes. Firmó una buena primera mitad y se retiró con una cómoda ventaja al descanso (2-0), pero se durmió en los laureles en el arranque del segundo acto y lo terminó pagando caro.
La escuadra de Manu Cabezas no acierta a salir de su laberinto particular. Tiró por la borda el encuentro en la reanudación frente a un combinado soriano en su mejor momento de la temporada y que sigue abriendo brecha con los puestos de descenso. Su fragilidad defensiva le puso contra las cuerdas y arruinó su buen trabajo del primer acto.
Fueron los sorianos, enrachados, quienes avisaron muy pronto de sus intenciones en el hasta hace bien poco fortín del Atrio en un buen centro de Héctor sobre la incorporación de Santa, cuyo disparo con la zurda salió muy cerca del poste en el minuto 3.
Superado el cuarto de hora de juego comenzó a despertar el Bupolsa. Guti, con una buena maniobra en la frontal, sirvió un balón por encima de la defensa sobre la incorporación de Aritz, cuya volea se fue a las nubes.
En la siguiente acción ofensiva Germán, muy dinámico en los primeros 45 minutos, transformó un golpe franco en la frontal del área en el 1-0. Su disparo con la zurda, no demasiado potente pero sí bien colocado, superó por alto la barrera y se coló junto al poste de la meta de Andreas.
El tanto dio alas al Bupolsa. Acto seguido probó fortuna Átomo con un derechazo desde el vértice del área grande que repelió Andreas. El Almazán lo intentó en un cabezazo desviado de Diego en un servicio de Madrigal al media hora.
Poco después el colegiado sancionó con penalti una acción de Andreas sobre Germán que el pichichi local, Guti, engañando al cancerbero, se encargó de convertir en el 2-0. Y de inmediato Aritz robó un balón a Andrew, pero su derechazo se marchó junto a la base del poste.
Todo cambió tras el descanso. El Almazán resurgió de sus cenizas para poner contra las cuerdas a los locales. Diego robó un balón en el 51 y lo filtró sobre Kamate, quien en el mano a mano batió a Del Val por debajo de las piernas.
Fueron unos minutos de desconcierto total en la defensa burgalesa. Dani Burgos cometió un penalti sobre Elvira que lanzó Diego. Pero DelVal adivinó sus intenciones y salvó a los suyos del empate. Al menos hasta que en la siguiente jugada, una ación a balón parado, el cuero quedara muerto en la frontal. Allí lo empalmó Culebras de soberbia volea que se coló por la misma escuadra para hacer el 2-2.
Hasta el final del choque el Atrio solo generó peligro en dos faltas de Bellido. En la primera, tras tocar en la barrera, el esférico se estrelló en el larguero. En la segunda, ya en el descuento, Andreas reaccionó a tiempo para despejar a córner.