El Correo de Burgos | Miércoles, 16 de octubre de 2019

FÚTBOL / Tercera División

Un empate justo, pero insuficiente

Atrio Bupolsa y Real Burgos suman un punto en un derbi sin muchas ocasiones de gol / Bellido adelantó a los blancos en un libre directo y Manu igualó antes del descanso / Guti falló una ocasión inmejorable, pero Cova tuvo la victoria en el ocaso

DIEGO ALMENDRES 26/02/2018

ATRIO BUPOLSA 1
REAL BURGOS 1


Atrio Bupolsa: Del Val, Pablo, Jaime, Varona, Bellido, Viti, Jordan, Adri, Guti, Germán y Átomo (David Fernández, min. 57).

Real Burgos: Pana, Boris, Asier, Óscar, Javier, Taborda, Manu, Mota, Jonatan (Carolo, min. 77), Juli (Manrique, min. 77) y Cova.


Árbitro: Ruiz Aguado (Castilla y León).

Tarjetas amarillas: A los locales Germán, Átomo, Jordan, Viti y Bellido y a los visitantes Javier, Cova, Pana, Chelu (portero suplente) y Asier.

Tarjetas rojas: Al jugador del Real Burgos Tato, en el banquillo, por doble amarilla en el minuto 89.
Goles: 1-0, min. 10: Bellido; 1-1, min. 36: Manu.

BURGOS
Atrio Bupolsa y Real Burgos firmaron un empate en el derbi de la necesidad, un resultado que deja insatisfechos a ambos equipos. Los blancos solo han sumado una victoria en los últimos 17 partidos y se acercan, poco a poco, a la zona peligrosa. Mientras tanto, los rojipardillos no ganan desde el 26 de noviembre y comienzan a asumir su cruel destino.

Se esperaba mucho de este duelo local en el que el Real Burgos expuso más a lo largo de los 90 minutos ante un Atrio un tanto reservón en el cómputo general del choque. Y eso que los ayer locales protagonizaron un destacado inicio de partido, apoyados en un Átomo muy incisivo por banda derecha. El ribereño generó peligro por su costado en los mejores momentos de su equipo. Germán no acertó con la portería tras un buen envío del interior en la primera ocasión del día.

El Real Burgos tardó en meterse en partido y quiso igualar el guión a balón parado. Sin embargo, la estrategia sonrió a los blancos en un golpe franco ejecutado con maestría por Bellido. El central encontró hueco por el exterior de una barrera mal ajustada y fijó el 1-0 a los 10 minutos gracias a su magnífico golpeo de balón.

El tanto no le sentó bien al Atrio. Los locales quisieron aplicar la lección aprendida en el partido de la primera vuelta y se centraron en evitar un correcalles. Ese exceso de celo por mantener el control perjudicó a la apuesta ofensiva del bloque de Manu Cabezas. Los blancos cedieron el balón al Real Burgos y los de Guti aceptaron el reto.

Los visitantes quisieron construir con paciencia y madurar cada jugada, aunque les costaba un mundo llegar a los tres cuartos del campo rival con las luces encendidas. Jonatan no era capaz de sujetar el balón de espaldas al arco y las apariciones por banda se contaron con los dedos de una mano. Taborda y Manu lo intentaron sin éxito desde lejos para un Real Burgos que protagonizó un par de incursiones peligrosas sin situación de disparo.

En estas circunstancias, el Atrio se relajó y lo pagó caro. Cova se dejó caer a la banda y tuvo todo el tiempo del mundo para preparar el centro. El envío, pasado, llegó a los pies de Manu y el atacante rojipardillo también gozó del margen suficiente para maniobrar y soltar un disparo cruzado que sorprendió a Del Val.

Con el 1-1 se presentaba una segunda mitad abierta entre dos equipos obligados a ganar. La realidad fue distinta, ya que ni unos ni otros quisieron arriesgar más de la cuenta.

El ritmo bajó en exceso y los minutos pasaban lentamente. El local Jordan probó fortuna desde la frontal en una fase en la que el Atrio parecía acomodarse en campo contrario, pero el Real Burgos respondió con un par de escaramuzas sin consecuencias.

Para entonces quedaba claro que solo un detalle podía cambiar el rumbo del encuentro. Ambos equipos esperaban el error del contrario y los dos encontraron la ocasión deseada, con el mismo desenlace.
Corría el minuto 73 cuando el Atrio metió un balón al área pequeña sin aparente peligro, aunque Boris falló en el despeje y dejó el balón a Guti en una situación inmejorable. El pichichi del Bupolsa, con todo a favor, apostó por un disparo a romper que encontró la intervención milagrosa de Pana.

Los blancos aún tuvieron una última opción con un envenenado intento de Jordan, pero fue el Real Burgos el que dispuso de la oportunidad soñada para ganar. Cova aprovechó el único lunar de Varo para plantarse ante Del Val en el mano a mano, lance decisivo que resolvió con acierto el portero del Atrio.

El partido agonizaba, pero ya no hubo margen para más fútbol. El árbitro centró todo el protagonismo al encadenar dos errores mayúsculos que desataron el nerviosismo en ambos equipos. Al menos, no influyó en un empate tan justo como insuficiente.

Ibon Begoña presenció el partido
El de ayer fue el último partido de Manu Cabezas en el Atrio Bupolsa. Entrenador y club acordaron su salida del primer equipo sin importar el resultado que registrara el derbi ante el Real Burgos. La entidad presidida por Carlos Cámara anunciará hoy el nombre del nuevo técnico, aunque todo apunta que Ibon Begoña es el favorito. El preparador vizcaíno presenció el encuentro y conoció de primera mano las instalaciones municipales.