El Correo de Burgos | Domingo, 19 de mayo de 2019

BALONCESTO / ACB

La gran invasión, 11 años después

El San Pablo contará el domingo con el apoyo de 1.500 aficionados en el WiZinkCenter, una movilización sin precedentes desde que el Burgos CF se quedara a las puertas del ascenso a Segunda en 2007

28/02/2018

BURGOS
Esa frialdad que se atribuye a la sociedad burgalesa contrasta con el calor que desprenden los aficionados al deporte. Así lo demuestran los 9.000 socios del San Pablo Burgos, los 3.500 fieles del Burgos CF o la cada vez más numerosa masa social del Aparejadores RC. Ni el largo peregrinaje por el desierto ni las decepciones acumuladas dentro y fuera del terreno de fuego han apagado la llama del deporte. Al contrario.

La marea azul ultima los detalles del mayor desplazamiento de aficionados burgaleses de la última década. El San Pablo calcula que el equipo de Epi estará apoyado en las gradas del WiZink Center por alrededor de 1.500 gargantas dispuestas a ayudar a su equipo en la complicada misión de hincar el diente al todopoderoso Real Madrid. Hay que retroceder 11 años en el tiempo para encontrar una movilización similar, un precedente que bien merecía el esfuerzo realizado.

El 24 de junio de 2007 el Burgos CF se jugó el ascenso a Segunda División en el Sánchez Pizjuán frente a un Sevilla Atlético favorito sobre el papel. El 0-0 registrado en El Plantío multiplicaba las opciones del conjunto blanquinegro, el cual reunió a un millar de seguidores en una de las curvas del estadio de Nervión.

Diez autobuses partieron de Burgos aquella madrugada, acompañados por quienes decidieron viajar en AVE, en coche particular o, incluso, en avión desde Bilbao. Un día histórico frustrado por el infausto gol de Lolo en la segunda parte de la prórroga. Desde entonces, las grandes citas del deporte burgalés se han celebrado bien en casa, bien muy lejos de El Plantío.

Así, los viajes a Miranda de Ebro, Logroño o Santander suelen congregar a medio millar de entusiastas blanquinegros. El mismo número de creyentes se desplazó el pasado mes de mayo a Linares para vivir en primera persona la tan necesaria y agónica permanencia del equipo en Segunda B.

Mientras la marea azul aprovechaba las citas en Pamplona, Logroño o Palencia para dejarse notar en la LEB Oro. El salto a ACB ha despertado el boom definitivo por el baloncesto y en las últimas semanas la afición del Coliseum ya ‘invadió’ Zaragoza (600 desplazados) y Bilbao (alrededor de mil). Sin embargo, la primera visita oficial a la cancha del Real Madrid ha superado todas las previsiones y registros de este siglo XXI.

Cabe recordar que el club vendió hace semanas las 1.013 entradas disponibles para el partido del domingo. Estos aficionados se unirán a quienes han retirado sus entradas a través del sitio web del Real Madrid y a los numerosos burgaleses residentes en la capital de España que no quieren perderse un día para el recuerdo. Porque, pase lo que pase en la pista, será una jornada para disfrutar en la grada.