El Correo de Burgos | Miércoles, 26 de septiembre de 2018

20:21 h. DOMINIO DE FERRARI

Vettel golpea, de nuevo, a Mercedes en Baréin

Nadie desde Alain Prost en 1980 ha perdido el título después de ganar las dos primeras carreras de la temporada

MIGUEL MARTÍNEZ 08/04/2018

La diferencia entre los pilotos buenos y los cracks se deja ver en carreras como el Gran Premio de Bahrein. Valteri Bottas y Kimi Raikkonen, los 'número dos' de Mercedes y Ferrari son la imagen misma de la impotencia, y casi nunca pueden aguantar la comparación frente a sus jefes de filas. Sebastian Vettel, tetracampeón del mundo, dio una lección de control y pilotaje para ganar con una sola parada en boxes cuando el programa inicial de Ferrari era a una. Lewis Hamilton, el otro tetracampeón de la parrilla, arrancó noveno y finalizó tercero con la impresión de que incluso podía haber dado caza a la segunda plaza de su compañero. Nadie los puede toser, y en ese duelo particular por alcanzar el quinto título marcha con ventaja Vettel; dos carreras, dos victorias.

Es el inicio soñado para Ferrari que destilaba mucho menos optimismo en pretemporada que hace un año.  Se decía en los test de Barcelona que Red Bull estaba al altura de Ferrari en prestaciones. Pues ni en prestaciones ni en fiabilidad. Daniel Ricciardo abandonó por un problema eléctrico en la tercera vuelta, la misma en la que Max Verstappen dejaba su coche inservible tras chocar con Lewis Hamilton. El holandés —se estrello en clasificación— parece fuera de sí, alguien en Red Bull debería tranquilizarle.


Vettel celebra la victoria / ANDREJ ISAKOVIC (AFP)

Sin los coches energéticos en pista, la carrera se redujo a un duelo entre Ferrari y Mercedes. Los ingenieros de Maranello habían programado una carrera a dos paradas pero Mercedes les puso contra las cuerdas con una estrategia a una sola parada.

Raikkonen, incapaz de aguantar a Bottas en la salida, hizo su segunda parada cuando marchaba tercero. Pero la rueda trasera derecha no salió, y un fallo en las luces del box hizo que el finlandés arrancara igual llevándose a un mecánico por delante —fractura en una pierna—, y sin cambiar la rueda. Fin de su carrera.

LA ESTRATEGIA DE FERRARI

Vettel se quedaba solo ante los dos Mercedes y entonces, Iñaki Rueda, el español que dirige la estrategia de Ferrari, el hombre que birló a Mercedes el triunfo en Australia, volvió a estar brillante y ordenó a Vettel seguir en pista. Aunque la nueva estrategia exigía un excelente pilotaje para conservar las gomas blandas 20 vueltas más de los previsto. "Mentí cuando dije por radio que tenía todo bajo control. No lo tenía", reconoció el alemán. "El plan original era pasar por box una vez más, pero cambiamos a una sola parada, Era muy difícil aguantar tantas vueltas con el blando, por eso estoy muy contento", concluyó  Vettel.

Bottas llegó al alerón trasero del Ferrari en las dos ultimas vueltas pero le falta talento, velocidad y carácter para poner en apuros a Vettel. Lástima que Hamilton perdiera tanto tiempo adelantando para remontar de la novena a la tercera posición, lástima que su equipo le fuera frenando durante muchas vueltas pensando que Vettel haría otra parada. "Empecé noveno y acabo tercero, No está mal, pero ha sido un poco frustrante no poder hablar con el equipo en algunas fases de la carrera, porque creo que podría haber apretado más para coger a Vettel", dijo ren relación a sus problemas con la radio. Hay que remontarse a 1980 para encontrar el último piloto (Alain Prost) que no fue campeón después de ganar las dos primeras carreras. "Bueno, la historia te acompaña a veces y otras no", explicó el ferrarista que conoce bien el dato.


Fernando Alonso, en pleno pilotaje / LUCA BRUNO (AP)

Y tras los inalcanzables protagonistas del podio cruzó la bandera a cuadros Pierre Gasly con el Toro Rosso motorizado por Honda, el segundo mejor resultado en la historia de la escudería de Faenza. Puede que ese rendimiento explicara el gesto serio de Zak Brown, el CEO de McLaren cuando miraba la tabla de tiempos en la última vuelta con Fernando Alonso séptimo. "La carrera no son solo prestaciones del coche como en la clasificación, son la salida, la primera curva, la primera vuelta, la gasolina, los neumáticos…", explicó el asturiano, que volvió a completar una gran salida, recuperando cinco posiciones. "Al final de la primera vuelta no sabía a cuántos había adelantado, pero vi a Hamilton detrás y me dije ¿mal no debe ir'". Esa gran salida enmascaró la falta de rendimiento de McLaren. "Nos faltaba ritmo en carrera para atacar al Renault y al Haas. Nos ha salvado la campana, con los dos coches en los puntos porque ha sido un poco causalidad. Ha sido un fin de semana extraño arreglamos un poco en la primer la primera vuelta".  Y tanto. Alonso es cuarto en el mundial tras Vettel, Hamilton y Bottas. Y McLaren cuarto en el mundial.