El Correo de Burgos | Sábado, 17 de noviembre de 2018

PERMISO PARA VIVIR

Más dudas que certezas

13/05/2018

EL MINISTRO de Fomento, Íñigo de la Serna, realizó el pasado viernes un anuncio que, es cierto, rompía la dinámica de falta de noticias concretas sobre el estado de las infraestructuras en la provincia. El Ministerio, que ya tenía incluida la autovía A-73 dentro del plan extraordinario de carreteras con colaboración público-privada, terminará esta vía mediante lo que se denomina un ‘peaje en sombra’, es decir, con un contrato de concesión a una empresa que se encargará de construir, mantener y conservar y a la que se pagará un canon anual.Durante 30 años.Como lo que se está haciendo con la autovía A-1 después de su remodelación integral. Aunque sí dijo cuándo se empezará a trabajar, en 2019, no dejó fechas sobre cuándo se terminará una autovía que, como ha ocurrido con las infraestructuras en Burgos, acumula mucho retraso. Y es que la lista es demasiado larga. Ayer se volvió a marchar de Burgos sin dar una respuesta concreta sobre el desvío bonificado de camiones por la autopista AP-1. Simplemente dijo que se «trabaja con intensidad» en el traspaso del tráfico pesado. De laSerna lo dijo con el consejero deFomento, JuanCarlos Suárez-Quiñones, al lado. Suárez-Quiñones había señalado algo parecido unos días antes, también en Burgos. Más bien, expresó su deseo de que la firma sea«cuanto antes». Y habló de la «permeabilidad» de la medida para poder concitar intereses que están enfrentados. Lo que está claro es que está medida, a falta de apenas seis meses para que termine la actual concesión de la autopista, llega con retraso. Y sigue sin aclarar qué pasará cuando acabe la concesión. Igual que sucede con la espera de la llegada del AVE a Burgos, todavía pendiente de superar problemas en las obras que retrasarán la puesta en servicio a 2019. Tampoco se aclaró qué se hará con la reapertura o no del tren Directo, después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidiera a Fomento, durante su visita a Burgos, que mirara esta posibilidad «con buenos ojos». En definitiva, salvo el anuncio de la autovía A-73, el ministro dejó más dudas que certezas en su última visita.