El Correo de Burgos | Domingo, 23 de septiembre de 2018

LESLIE Y HAMMOND

Palabras o hechos

11/06/2018

La caracola nacional está en manos de Pedro Sánchez el Renacido. Ese que ahora es presidente de un Gobierno prematuro y a quien los suyos le condenaron al ostracismo griego hace pocos meses. Tragó hiel recorriendo caminos hasta pueblos y villas, arengó a las bases, tan distintas de comités y afiliados. Ganó la visionaria y tozuda apuesta por la que nadie daba un duro. Está en Moncloa con más ministras que ministros. El efecto Madrid siempre se extiende al resto de ciudades y así será en la nuestra o, mejor dicho, ya está siendo en la medida que se hincha el buzón de solicitudes del candidato socialista a Alcaldía, Dani de la Rosa. Que nadie crea que el Parlamento saltará por los aires porque hay más separatistas que nacionalistas. Que nadie entierre sus ahorros bajo teja en el huerto, la sangre no llegará al río. Este reset o reinicio a la española, es lo mejor que nos ha pasado desde hace años de política agostada y marchita. En esto no entran valoraciones ni convicciones o críticas a un estado corrupto donde tanto han mamado los dos partidos mayoritarios. Condenadas las dos Españas, prefieren desangrarse a entenderse y por mandar, dormir con su enemigo, lo que ha hecho el nuevo presidente. Pero no serán los votos de las minorías los que cuenten para tomar acuerdos, puesto que de ser así jamás veríamos sensatez ni un País representado. Nacionalistas y podemos han caído en la trampa del principiante al creerse importantes por ser matemáticamente imprescindibles. Gran error que se demostrará en breve. Sánchez podrán sobre la mesa acuerdos amplios y sensatos con guiños a sus socios, pero estos no los aceptarán. La nación saldrá adelante con acuerdos avalados por la responsabilidad patriota de Populares y Ciudadanos. Esto será así y dará tiempo a llegar en dos años a unas elecciones generales con cabeza fría. Y será durante estos dos años para movernos rápido y en distancias cortas que siempre han puesto de contrapelo a Burgos con Madrid. La repesca de Olivares como Secretario de Estado de Defensa, cuenta que Burgos aún existe para quien manda y no sorprende al igual que su “equipo A” de ministros y ministras sobradamente preparad@s. Tren directo para mercancías, inversiones en fijar población en esta provincia que se nos muere sin que Diputación quiera verlo. Promoción de esta ciudad de energía e industria. Estiremos la pista del aeropuerto y tantos más frentes abiertos de esta ciudad relegada en décadas al servilismo de nuestros representantes políticos. No es hora de palabras, de hechos.