El Correo de Burgos | Domingo, 26 de mayo de 2019

Dytective, una aplicación gratuita creada para detectar la dislexia

La investigadora Luz Rello, creadora de Change Dyslexia, fue la protagonista de una nueva sesión de Teaming Day! organizado por Asire Educación y Fundación cajacírculo

V. MARTÍN 15/06/2018

La dislexia afecta en España a un 10% de la población. Cerca de 600.000 niños padecen dislexia, pero solo un tercio de ellos está diagnosticado y recibe el apoyo necesario, lo que genera altas tasas de abandono escolar. Sin embargo, es importante recordar que se trata de un trastorno de aprendizaje que afecta a la lectura y a la escritura, pero no a la inteligencia general.

Con el objetivo de detectar y mejorar las habilidades relacionadas con la dislexia nacía Change Dyslexia, una empresa social creada por Luz Rello, investigadora del departamento de Informática de la prestigiosa Carnegie Mellon University en Pittsburgh. «Queremos romper con ciencia las tres barreras de la dislexia: superar el desconocimiento, las dificultades de lectoescritura y las barreras económicas», explica la investigadora.

Rello, primera española en recibir el premio European Young Researchers Award (EYRA)- Premio para jóvenes investigadores europeos-, participó ayer en una nuevo sesión del foro educativo Teaming Day! organizado por Asire Educación y Fundación cajacírculo con la ponencia ‘Dislexia: mucho más que una dificultad de aprendizaje’. Sus dificultades- Rello también tiene dislexia- se convirtieron en el motor de su investigación, primero en Lingüística, luego en procesamiento del Lenguaje Natural y más tarde con su doctorado en Ciencia computacional.

«Durante parte de mi etapa escolar lo pase mal, la dislexia para mí significó tener miedo a los sueños bonitos porque despertarme era una pesadilla», explica la investigadora. Sin embargo, Rello tuvo la fortuna de cruzarse con una magnífica profesora, que además era psicóloga. «Afortunadamente es algo habitual, ella supo ver que yo no era tonta ni vaga, como muchas veces se cree de los niños con dislexia», comenta, «trabajé mucho con ella y ese esfuerzo por ambas partes obtuvo resultados. Cuando llegaron las notas- todo sobresalientes- «pensé que se habían equivocado».

Años después, en 2010, iniciaría una investigación en la Universidad Pompeu Fabra que más tarde continuaría en la Carnegie Mellon University- y que tras más de nueve años de investigación dio como resultado una patente y un centenar de artículos realizados con más de 50 coautores de 18 universidades y 9 empresas diferentes. «Durante los tres primeros años de investigación hicimos uso de la denominada minería de datos y extrajimos patrones lingüísticos y de comportamiento de los errores que crean las personas con dislexia en los textos nos ofrece información que no teníamos antes».

Ese conocimiento en combinación con el aprendizaje automático- un área de la inteligencia artificial- «nos permitió crear una herramienta de detección» y, en una tercera fase, «aplicamos esos patrones a juegos en los que usamos técnicas computacionales para ajustarlos no son a las debilidades de las personas con dislexia sino a sus fortalezas».

En 2015, nacía www.changedyslexia.org y con ella dos instrumentos. La primera es Detective Test, un test gratuito que «permite en sólo 15 minutos y mediante una serie de pruebas acorde a tu edad y capacidades, detectar si tienes riesgo de tener dislexia». La segunda herramienta es DytectiveU, es una appmultiplataforma de pago que cuenta con más de 35.000 ejercicios totalmente personalizados. Las actividades se analizan con diversos indicadores y esa información se envía a los profesionales y a los padres para que vean la evolución del niño.

Para las familias que no pueden permitirse pagar DytectiveU, la empresa les otorga una beca. De hecho las ganancias derivadas del pago de DytectiveU sirven para mantener Dytective Test y que la detección de la dislexia sea siempre gratuita y para mantener el servicio de becas. Además, «hay entidades que compran becas, es el caso de Asire y Fundación cajacírculo», explica la investigadora. Las primeras becas fueron financiadas por la alianza de fundaciones Red de Impulsores del Cambio.

Desde su creación, la herramienta de detección ha sido utilizada por 136.000 personas de 57 países diferentes. «No debemos olvidar que Dytective es una herramienta de apoyo más a las personas con dislexia» y que «la forma ideal de susperarla es de la mano de un logopeda».