El Correo de Burgos | Lunes, 24 de septiembre de 2018

17 Certamen de Coreografía Burgos-Nueva York

La danza seduce al público

La organización cifra en más de 5.300 espectadores, un 18% más que en la edición anterior, la asistencia y avanza que ampliará el programa de calle y el concurso de obras grabadas con móvil

02/08/2018

La danza seduce al público burgalés. Más de 5.300 espectadores respaldaron las propuestas del 17 Certamen Internacional de Coreografía Burgos-Nueva York, según cálculos de la organización. Una cifra que supone un 18% más de afluencia de público respecto a la edición anterior.

Hasta 1.583 personas se acercaron hasta el Teatro Principal para asistir a las tres galas de Danza Contemporánea y Danza Urbana, mientras que en los alrededores de la Catedral se concentraron en torno a 3.200 en las seis piezas a concurso en la sección Bailando con piedras. Danza en la Catedral. Por último, los talleres de iniciación al hip-hop y los Diálogos de danza, con los coreógrafos Antonio Najarro y Antonio Ruz, contaron con 520 participantes.

La competición reunió durante cinco días en Burgos a más de 80 bailarines y coreógrafos, lo que convierte a la ciudad, en palabras del director de la cita, Alberto Estébanez, en «espacio de encuentro para el sector de la danza a nivel nacional, europeo e internacional». Un dato que se suma al significativo número de programadores culturales y responsables de teatros y festivales de Castilla y León, Madrid, Andalucía, Aragón y País Vasco que visitan cada año este concurso.

«El certamen se ha situado como una de las principales plataformas europeas para la proyección de los coreógrafos emergentes. De hecho, muchos de los creadores galardonados en Burgos muestran después su trabajo en importantes espacios o festivales de nuestro país. Contamos, además, con un jurado excepcional, presidido este año por Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España, una de las figuras de la danza más destacadas de nuestro país», apunta Estébanez, que subraya la estrecha colaboración con la Fundación VIII Centenario de la Catedral y el gran respaldo del público en las actividades de calle y de sala: «Este festival demuestra que la danza no es una disciplina minoritaria si se trabaja con continuidad y si el nivel artístico es elevado».

Sobre el futuro, avanza que la próxima edición será la de la celebración de un «cumpleaños muy especial». Y es que alcanzará los 18 años, su mayoría de edad, por lo que se pondrán a trabajar ya mismo sobre los contenidos.

«Queremos abrir el concurso para coreografías grabadas con móvil a nivel nacional y ampliar la programación de calle. El festival debe ser un momento muy especial para disfrutar de las mejores creaciones del mundo aprovechando la gran riqueza monumental de la ciudad», concluye el responsable del encuentro.