El Correo de Burgos | Lunes, 19 de noviembre de 2018

Sonorama Ribera 21

El festival que cumple todos los sueños

La cita arandina es el paraíso para miles de amantes de la música, además de «un impulso económico y turístico» para la comarca

10/08/2018

La altura que ha alcanzado Sonorama Ribera es tal que se perfila como una suerte de genio de la lámpara capaz de cumplir un variopinto abanico de sueños. Desde el de la veinteañera que acude a su primer festival y quiere exprimir las 24 horas del día durante los cinco que permanezca a orillas del Duero hasta el de un veterano músico como Mikel Erentxun, feliz por repetir en un encuentro que dice tururú a los prejuicios y etiquetas; desde el de su director, Javier Ajenjo, que considera que lo mejor que les puede pasar es que otros festivales los copien, al de la alcaldesa accidental de Aranda, Azucena Esteban, también concejal de Cultura y Educación, que ve en la cita «un impulso económico y turístico», en declaraciones recogidas por Ical.

Hasta el domingo, en la capital de la Ribera del Duero, cada loco andará con su tema. Mientras en el salón de plenos del Ayuntamiento, las autoridades, los patrocinadores, los organizadores y los artistas Mikel Erentxun y Rozalén, que tocarían por la noche, brindaban por una edición exitosa y cortaban la cinta inaugural oficial, en la plaza del Trigo se desataban las primeras muestras de euforia, se coreaban las primeras canciones, se oían las primeras peticiones de escenario principal, irrumpían las primeras sorpresas (Cycle puso el broche a una mañana con Desvariados, Staytons -ganadores del concurso Talento Ribera- y Jacobo Serra), los miembros de Protección Civil abrían mangueras...

Y en la plaza de la Sal, a la sombra de la iglesia de Santa María, se daban los primeros pasos de baile con un cartel que se alargaría hasta más allá de la sobremesa con Paco Clavel como guinda, sin tiempo a dormir siesta alguna.

Si por la mañana se hicieron realidad los primeros sueños, por la tarde noche sería un no parar. Se cumplirían los de los más flamencos con Soleá Morente y, sobre todo, Diego El Cigala y la prometedora celebración de los 15 años de su Lágrimas negras, los de quienes deseaban ver en tierras burgalesas a Bunbury tantos años después de su última visita, los que querían recibir al amanecer bailando con La Pegatina, los que lloraban por reírse con el espectáculo de Enrique San Francisco o el de El Niño de la Hipoteca en el estrenado escenario de humor...

Y tras el arranque, navegará a toda máquina hoy. El cartel promete. Desde el internacional Liam Gallagher al fenómeno festivalero en que se ha convertido La Maravillosa Orquesta del Alcohol; desde la ilusión de los debutantes Sioqué, grupo que tocará en la zona de acampada como ganador del último UBULive, a la veteranía de José Ignacio Lapido, miembro del mítico 091...