El Correo de Burgos | Viernes, 21 de septiembre de 2018

CALERUEGA

CALERUEGA, UN PUEBLO CUIDADO A MIMO

El convento de Santo Domingo innova con un nuevo museo

19/08/2018

Caleruega
Escribir sobre Caleruega es sencillo. Catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España atesora un vasto patrimonio cultural que acaba de crecer con un nuevo museo en el interior del Convento de Santo Domingo. Con carácter muy visual, la galería hace un recorrido por la vida del Santo y con algunos elementos de espiritualidad gracias a la financiación de la Diputación de Burgos. Además incluye las cuatro vidrieras que antes estaban en el Torreón, donde apenas se veían. “Son muy interesantes porque cuentan cuatro episodios de la vida de Santo Domingo”, animan desde el convento al recordar que el museo de El Torreón de los Guzmanes, catalogado como Bien de Interés Cultural desde 1949 e inaugurado en agosto de 2014, está cerrado a día de hoy. “Estamos arreglando el tejado y el jardín y esperamos que se pueda reabrir en el mes de noviembre”, explica el responsable, fray Julián.
Con una altura de 20 metros y una historia que se remonta a los siglos X y XI, se construyó sobre la casa solariega de los padres de Santo Domingo, que nació en Caleruega en el año 1170. Las vistas merecen cada peldaño subido.


Referente
Situada a 23 kilómetros de Aranda de Duero, y a 18 de Peñaranda, Caleruega es un referente turístico en la comarca de la Ribera con monumentos como el Real Monasterio de Santo Domingo de Guzmán (siglo XIII), el convento de los Padres Dominicos y la iglesia parroquial de San Sebastián, que protege la tumba de Santa Juana, madre de Santo Domingo. Por su esfuerzo por mantener viva su esencia, Caleruega ha sido reconocida además con el segundo premio del concurso provincial de Patrimonio Urbano Rural 2018 que otorga la Diputación de Burgos.


Conciertos
Aunque el programa cultural estival está a punto de terminar (queda pendiente los conciertos de flauta de los Caballeros del Traverso del 28 y 29 de septiembre), las piscinas siguen siendo una buena alternativa para mitigar los calores del verano.
Para los que busquen naturaleza, la ruta de Las Loberas no defrauda por su rico patrimonio natural y por los yacimientos arqueológicos que sacó a la luz la ermita que erigió el hermano de Santo Domingo, a mediados del siglo XIII. Mención especial requiere el palomar que el Ayuntamiento ha restaurado en colaboración con una granja cercana donde se pueden contemplar buitres y alimoches así como el muladar de la laguna.


Hotel
Si el hambre hace acto de presencia, hay varias opciones como el hotel Prado de las Merinas y el hostal Las Peñas; el bar- restaurante Trébere y la pensión- restaurante Las Peñas. Para dormir, junto a estas alternativas, destacan el convento de Santo Domingo, que ha reforzado la hospedería y las casas rurales de Venancio y El Torreón I y II. El ambiente está asegurado en un pueblo que pasa de los 480 vecinos en invierno a 2.000 en verano. “Hay que vivirlo”, anima la alcaldesa, Lidia Arribas Delgado.
Conscientes de su popularidad y decididos a dejar el mejor sabor de boca, las principales plazas se reservan para el peatón desde Semana Santa y hasta otoño. En invierno, permanecen cerradas al tráfico durante los fines de semana.