El Correo de Burgos | Domingo, 23 de septiembre de 2018

Orbaneja inicia el arreglo de sus calles tras concluir el parking

La Junta le denegó, por cuarta vez, la ayuda para mejoras turísticas, así que el pueblo tuvo que pagar el parking y el vallado de la carretera

M. M. 21/08/2018

La Junta ha vuelto a denegar, por cuarta vez, la ayuda para mejoras de infraestructuras turísticas que desde el Consistorio de Orbaneja del Castillo llevan años solicitando a través de la convocatoria existente para este fin. «Este año parece ser que cumplíamos los requisitos pero no había dinero...», se resigna el alcalde de la pequeña localidad, Javier Perujo.

Explica que los proyectos «siempre eran para realizar mejoras imprescindibles en una localidad de apenas 200 habitantes en la que, sin embargo, recibimos a miles de visitantes anualmente», afirma, «y con las que intentábamos que todo sea más cómodo para los turistas pero también para los vecinos, y aún así, de nuevo dicen que no». Recuerda que incluso en alguna ocasión «llegaron a decirme que no eran actuaciones ‘originales’ con las que atraer turismo; claro que no, son actuaciones esenciales para optimizar un turismo masivo que ya tenemos», ironiza.

De ahí que finalmente haya sido el propio pueblo, que este año cuenta con un presupuesto de unos 260.000 euros, el que ha financiado las mejoras, algunas de las cuales acaban de concluir. La más inmediata ha sido la adecuación de la zona conocida como Casar de Calzada, «que acabó hace apenas diez días, y que si bien ahora se usará como aparcamiento, el resto del año será sobre todo, una zona estancial y de ocio», comenta.

Agradece para ello la ayuda que han recibido de la Diputación, «ya que con el 70% de lo recibido de los planes provinciales, logramos sacar a principios de verano el concurso e iniciar la obra con un coste de unos 60.000 euros, que ya esta acabada». Como lo está también el arreglo de los accesos que figuraba en el conjunto de dicha intervención, «que ha supuesto la colocación de una valla y unos pibotes de madera, que además de evitar que se aparque de cualquier forma, permite que la gente pueda pasear sin tener que salir a la carretera».

Nuevo área de aparcamiento que se suma así a las otras dos que ya adecuó el Ayuntamiento en primavera, «uno de ellos en Los Nogales y otro en una pequeña parcela que tuvimos que comprar por 20.000 euros, a pesar de haberle propuesto a la Junta una actuación mínima junto a la carretera, y que rechazó realizar», comenta.

Ahora, la pavimentación

A pesar de todo, Perujo explica que su deseo es seguir facilitando la vida a propios y extraños «en la medida de lo posible». Por ello, y a pesar del escueto presupuesto anual con que cuentan, la junta vecinal acaba de aprobar una modificación de crédito para hacer frente a la próxima inversión que tienen sobre la mesa, «y con cuya parte más complicada, la segunda fase, nos pondremos en octubre», reconoce.

Se trata de la pavimentación de la localidad, «una actuación urgente ya que el agua y la erosión está destrozando las calles y debemos ponernos ya con ello», argumenta. Explica que se trata de un proyecto de calado que rondará los 300.000 euros, en total de los que tendremos que poner unos 260.000 euros, ya que sólo tenemos una ayuda ZIS (Zonas de Influencia Socioeconómica) que solicitó el Ayuntamiento de Valle de Sedano para nosotros, y que con poco más de 40.000 euros está vinculada a ser espacios natural protegido», cifra.

Así, han decidido dividir el proyecto en dos fases, «de las cuales acabamos de comenzar la primera y más sencilla, al ser la que menos molestará en el desarrollo normal de la vida de la localidad», comenta, con la previsión de su finalización en apenas dos semanas».

De forma paralela a la actuación municipal, son numerosas las voces de vecinos del entorno que critican «la dejadez de la Junta, ya que al no poder albergar Orbaneja a los miles de turistas que vienen, se queda atascada la carretera, y ésa la utilizamos todos», denuncian.

Por ello reprochan que el Gobierno regional potencie el entorno natural donde se ubica la conocida localidad, «y luego no sean capaces de ayudar a la comarca a poder regular este turismo y potenciar que se quede y disfrute». Recriminan que la Junta «vaya a gastarse millones en miradores que nadie quiere, y luego no es capaz de ayudar a que los pueblos que ya cuentan con turismo puedan gestionarlo mejor, cuando son las grandes administraciones las que tienen los medios económicos y técnicos para ello».