El Correo de Burgos | Martes, 17 de septiembre de 2019

Un vigilante de seguridad evita la caída al vacío de una mujer

Una paciente de 34 años con antecedentes psiquiátricos se subió a las vigas de hormigón

N. E. 21/08/2018

La jornada dominical en el Hospital Universitario de Burgos (HUBU) estuvo lejos de la tranquilidad de un día de mediados de agosto y pudo tornar en un drama. Una situación complicada con una mujer que pudo caer desde una altura importante y que logró reconducir uno de los vigilantes de seguridad de la empresa Garda, que presta servicio en las instalaciones sanitarias, arriesgando su propia vida.

Ayer la cuenta de Twitter de la Policía Local daba la enhorabuena al vigilante que intervino rápidamente y logró sujetar a tiempo a una mujer marroquí, de 34 años, que se había subido a una altura de varios metros en las estructuras que se encuentran en los accesos a Urgencias.

Al parecer, según explican fuentes del HUBU, la mujer, de iniciales R.K., con antecedentes psiquiátricos y patología social estaba siendo valorada en un box de urgencias donde acudió, en principio, voluntariamente. En un momento, decidió que no quería recibir atención médica y salió del edificio denegando la ayuda de los sanitarios.

Enseguida saltaron las alarmas y como indican desde Policía Local, la mujer pudo subir a la estructura de hormigón desde la zona del helipuerto por donde hay un acceso. Allí amenazó con tirarse y, afortunadamente, uno de los vigilantes subió también arriba donde hay una estructura de un material tipo metacrilato, que podía ceder con el peso. El vigilante habló con ella para intentar convencerla de que se tranquilizara y cuando llegó a su altura consiguió agarrarla a tiempo y llevarla de nuevo al interior de la zona de urgencias. Los sanitarios determinaron que era mejor ingresarla en el área de psiquiatría para que recibiera la atención médica que precisaba y así fue. Todavía ayer lunes seguía hospitalizada como explicaban en el centro burgalés.

Por su parte, desde la empresa Garda señalaban que el agente de seguridad había cumplido con su cometido y agradecían la rapidez con la que se resolvió esta situación tan crítica. A la vez su responsable agradecía las felicitaciones que durante la jornada de ayer recibieron por parte de numerosos burgaleses que se hicieron eco de lo sucedido a través de las redes sociales.

La Policía Local recibió el aviso telefónico de que una mujer pretendía saltar al vacío desde una altura de varios metros. Cuando llegaron las patrullas ya el vigilante había accedido hasta ese tejado y se estaba acercando a la paciente.