El Correo de Burgos | Jueves, 20 de septiembre de 2018

Burgos duplica su cosecha cerealista, con 1,7 millones de toneladas recogidas

El año pasado se recogieron en la provincia 826.000 toneladas / Burgos es la provincia más productora del territorio nacional /Supone el 25% de la cosecha de la Comunidad

V. MARTÍN 30/08/2018

«No hemos tenido una cosecha estrella pero sí una cosecha muy buena». Así lo aseguró el presidente de Asaja en la Castilla y León, Donaciano Dujo, quien ayer hacía balance de la campaña en la sede de la asociación agrícola y apuntaba que la cosecha del 2017/2018 se ha cerrado en Burgos con 1,7 millones de toneladas de cereal, lo que implica un incremento del 105% respecto a la cosecha del año anterior, cuando se recogieron 826.453 toneladas de cereal.

A pesar de los buenos resultados, «el año ha sido muy complicado» y es que «ha habido un invierno extremadamente seco, pero afortunadamente a partir del 1 de marzo hubo una gran pluviometría, a eso le sumamos que desde San Isidro hasta mediados de julio hemos tenido una primavera muy lluviosa que nos ha dado como resultado una buena cosecha en la región y en Burgos».

Eso sí, el presidente regional de Asaja apuntaba que «las tormentas y granizos que hubo desde mayo y hasta hoy han supuesto la afectación de 240.000 hectáreas en la Comunidad, aunque los agricultores ya han cobrado sus indemnizaciones, 25 millones de euros». León, Palencia y Burgos han resultado las provincias más afectadas por este fenómeno meteorológico. Precisamente uno de los puntos más perjudicados de la provincia burgalesa fue el Valle de Valdelucio. «Estaba completamente arrasado, pero gracias a la labor de Asaja y de Agroseguro, los agricultores han podido cobrar en tiempo y forma».

En cifras generales, en la región se ha cosechado 7 millones de tonelada cereal, mientras que a nivel nacional se sitúa en 17 millones de toneladas. Estos número suponen que en la provincia burgalesa «se ha cosechado el 25% del total de la Comunidad y el 10% de la producción nacional, situándola como la provincia más productora del territorio español».

En este sentido, los rendimiento de la provincia burgalesa han sido de los más altos de la Comunidad, con 4.000 kilos por hectárea, «cuando la media de la Comunidad es de 3.700 kilos por hectárea».

A propósito del terreno dedicado a la siembra, Dujo señaló que la región «se han sembrado 1,9 millones de hectáreas». Una cifra que «se ha mantenido en los últimos año». Del total, «870.000 hectáreas corresponden a trigo y 760.000 a cebada», lo que deja a la vista que «de unos años hacia aquí», la siembra de trigo ha superado a la de cereal «por la rotación de cultivos que desarrolla el agricultor».

«Una buena cosecha hay que saberla vender», señaló Dujo, «no que otros ‘hagan el agosto’ a costa de nuestro esfuerzo, trabajo y gastos». Recordaba que este es el primer año que las existencias de cereal van a caer porque «hay menos producción que consumo» y España «aún teniendo buena cosecha es un país deficitario, por lo que siempre hay importarlo».

Los precios actuales se sitúan en Francia «por encima de los 200 euros por tonelada de cereal, pero la sequía ha hecho mella en Europa y hay mala cosecha», así que si España tiene que traer cereal «no es lógico que a principios de campaña, almacenistas e intermediarios hayan tirado el precio del cereal por debajo de 180 euros la tonelada».

En este sentido,Asaja califica esta situación como «especulación» y recomienda a los agricultores que «la venta del cereal debe hacerse a partir de un año y de forma escalonada para aprovechar más de un precio». Las previsiones «señalan un incremento del precio del cereal» y es que «actualmente se sitúa por encima de 180 euros la tonelada y esa es la tónica que debe seguir hasta llegar a los precios internacionales».

Eso sí, el presidente advertía que este incremento del precio del cereal «no debe suponer que los ganaderos deban pagar el pienso más caro, sino que los intermediarios deben ajustar los márgenes, el margen comercial debe ser para todos para que no se rompa la cadena».