El Correo de Burgos | Sábado, 22 de septiembre de 2018

Pernoctaciones y visitantes caen un 4% en los primeros siete meses del año

De enero a julio de 2018 han visitado Burgos 470.013, en 2017 fueron 491.706 / Las pernoctaciones pasan de 739.798 a 709.161 / Luis Mata señala que la pérdida de turismo extranjero «es sangrante»

V. MARTÍN 31/08/2018

El turismo burgalés sigue anclado en «una caída estable» tanto en el número de viajeros como en el de pernoctaciones, tal y como apunta el presidente de la Federación Provincial de Hostelería de Burgos, Luis Mata. Los datos le dan la razón y es que en el mes de julio, llegaron a la provincia burgalesa 100.115 viajeros, mientras que en el mismo mes del año anterior, lo hicieron 104.261 turistas, lo que supone un descenso del 4%.

También caen en el mes de julio las pernoctaciones. Mientras que en este año, la provincia burgalesa alcanzaba las 146.857 pernoctaciones, el mes de julio del año anterior fueron 146.857, lo que supone un descenso del 3,4%. Así lo refleja la Encuesta de Ocupación Hotelera realizada por el Instituto Nacional de Estadística.

La caída no es ocasional sino que se extiende a todo el año. Y es que de enero a julio del presente año pasaron por la provincia burgalesa 470.013 viajeros, mientras que en ese mismo periodo pero un año antes, el número de visitantes fue de 491.706, lo que supone una caída del 4,41%.Lo mismo ocurre con la pernoctaciones, mientras que de enero a julio se registraron 739.798 pernoctaciones en Burgos, en el mismo periodo del presente año se contabilizaron 709.161, lo que supone un descenso del 4,14%.

«Este descenso de turismo no es algo que solo ocurra en Burgos sino que está ocurriendo en toda España», apunta el presidente de la federación, sin embargo, «en Burgos esta caída está siendo mucho más evidente». Así lo reflejan las cifras. «A nivel nacional, la caída es de entre el 2 y el 3%, mientras que en Burgos esa cifra se incrementa al doble», apunta Mata.

Este descenso se centra especialmente en el turismo extranjero. Mientras que en julio de 2017 llegaron a Burgos 49.855 turistas de fuera de nuestro país, en julio de 2018 fueron 47.554, una reducción del 4,62%. «Es un efecto contagio», comenta Mata, «Burgos vive del turismo de paso alemán, francés e inglés que va hacia la costa y si no van allí, no pasan por Burgos». En este aspecto, «especialmente sangrante es la pérdida de turismo inglés por la falta de infraestructuras», señala el presidente de la federación. Y es que «muchos de estos turistas se están desplazando por Valladolid. Llegan en ferry a Santander y les llevan a Madrid por Valladolid, mientras no contemos con la conexión con la capital cántabra a través de la A-73 seguiremos perdiendo este turismo», explica Mata.

También atendiendo al turismo extranjero, el presidente de los hosteleros señala el «desgaste» del Camino de Santiago. «Es un atractivo que año tras año pierde adeptos y ya está dando visos de agotamiento».

Por su parte, un segmento que cae de forma continua es el del turista nacional y es que el mes de julio arrastra un caída continua del número de turistas nacionales en los últimos tres años. Mientras que en julio de 2016 llegaron a Burgos 57.642 viajeros españoles, un año después- en 2017- lo hicieron 54.406 y ya el pasado julio llegaron 52.561 turistas nacionales.

Precisamente uno de las causas que protagoniza este descenso de visitantes nacionales tiene que ver con «la pérdida de congresos». En este sentido, el hostelero señala que «a lo largo del año 2018 no se ha celebrado ningún congreso de peso en la capital burgalesa, tendremos que esperar a los meses de octubre y noviembre con la celebración del XXXVI Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial, el XXXIX Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna y el XXI l 21 Congreso Nacional Farmacéutico para ver actividad de este tipo en el Fórum».

A este tenor, Mata critica que desde el equipo de Gobierno «se hagan comparaciones absurdas como ver el precio de una habitación en Burgos antes y durante un congreso», cuando «la comparativa debe realizarse entre hoteles de la misma cadena o misma categoría en diferentes ciudades, que una habituación cueste 20 euros más no supone nada en la organización de un congreso».

Para Mata la clave para atraer un mayor número de congresos reside en la llegada del AVE. «Todas las ocasiones que hemos tratado de negociar la celebración de un congreso en Burgos, la pregunta siempre ha sido si se puede llegar en AVE», explica, «mientras no contemos con las infraestructuras de conexión necesarias seguiremos perdiendo turismo, especialmente congresual».

Por otra parte, el hostelero señala que a una baja demanda turística en Burgos «se une una alta oferta hotelera», que «nos obliga a bajar los precios a niveles que casi no salen rentables». En este aspecto, Mata critica que el alcalde de Burgos siga «hablando de éxito rotundo de visitas y de ocupación cuando no es real».

Las previsiones para el resto del año «siguen caminando entre el 4 y el 5% de caída» y aunque esperan «llenar» en los puentes, «siempre es a última hora y con ofertas muy fuertes».