El Correo de Burgos | Martes, 25 de septiembre de 2018

RIBERA

Michelin Aranda coge peso en la multinacional con Infinicoil

La planta recibirá entre los años 2019 y 2020 una inversión de 60 millones de euros

LORETO VELÁZQUEZ 31/08/2018

Se creó hace un año y medio en Aranda de Duero y ya la llaman «la máquina del futuro». Es Infinicoil, una nueva tecnología que se gestó en la factoría de Michelin Aranda para crear neumáticos de alta tecnología, y ya se ha exportado a otras fábricas de la multinacional como las plantas de Francia, India, Brasil o Alemania. «En Aranda ya tenemos seis máquinas instaladas, algunas están todavía en fase de producción y otras en fase final», explica el gerente, César Moñux, decidido a ir más allá. «No nos estamos quedando aquí, vamos a ir a más», asegura convencido de que la industria 4.0, revolucionará el sector de la industrialización.

Y es que gracias a esta innovación que refuerza y da más estabilidad a la carcasa durante toda su vida útil, el neumático con Infinicoil «dura más, es más seguro y permite una mayor capacidad de carga. “La industria 4.0 es emplear todo lo que son las nuevas tecnologías para poder hacer una fábrica que responda mejor competitivamente y en el servicio al cliente», recalca.

A la hora de materializar esta nueva estrategia, Michelin Aranda ha tenido que afrontar importantes desafíos en los últimos años tanto en la transformación de parte de las instalaciones como en materia de Medio Ambiente, seguridad y previsión; un reto que continuará durante 2019 y 2020 con una inversión estimada en 60 millones de euros. Estos se sumarán a los 80 millones de euros invertidos en los últimos cuatro años.

Producción

En cuanto a la producción, tras alcanzar el año pasado un record histórico (con un 5% más que el año anterior y un 10% más que en 2015), en 2019 la expectativa es alcanzar las 150.000 toneladas, lo que supone un 2% más que en 2017 y 7.000 menos que la capacidad máxima de la fábrica.

El plan de contrataciones, sin embargo, será en 2019 menos ambicioso si tenemos en cuenta que en el primer semestre de 2018 se contrataron a 60 personas y que en los últimos dos años, el número se eleva a 300. «Vamos a seguir contratando pero posiblemente no en los órdenes que estábamos haciendo», señala sin perder de vista la evolución de los mercados. «Estaremos pendientes», añade decidido a seguir apostando por la diversificación de la gama de productos «para poder seguir ofreciendo productos de alta tecnología a diferentes mercados».

Michelin Aranda se ha convertido en los últimos años en un peso específico de una multinacional que está presente en 171 países y tiene con una plantilla formada por 112.000 trabajadores. A día de hoy cuenta con «una familia» formada por 1.400 personas.

Con el objetivo de escenificar su apoyo a la ciudad y a la comarca, Michelin será hoy uno de los protagonistas de Fiduero, la feria multisectorial con la que la Ribera muestra durante tres días su perfil empresarial y social. Un stand inferior y una zona exterior para rendir tributo a los 4000 trabajadores que han pasado por una fábrica que aseguran, tiene un gran futuro.

Por ello, hace hincapié en los proyectos de alta tecnología desarrollados durante los últimos tres años, que han permitido la contratación de 300 personas, con un empleo «estable y de calidad. Más allá de la reconocida calidad de nuestros neumáticos y de la tecnología de nuestras instalaciones lo que vamos a mostrar son las personas, que son los verdaderos protagonistas de la fábrica y de su futuro», destaca Moñux.

Los visitantes podrán comprobar además el compromiso social de la empresa con la campaña ‘Está en tu mano’, en la que los trabajadores de Michelin presentan proyectos en busca de ayuda. «De los 120 que se presentaron 25 llegaron desde Aranda de Duero», celebra.

Seguridad

La zona exterior de Michelin estará centrada en los más pequeños con dos circuitos en los que aprenderán cuestiones básicas sobre seguridad vial. Para los padres, les espera un tutorial muy interesante sobre la sujeción de los menores en los vehículos. Solo un adelanto: según el experto, la media fijada por la DGT para que los niños dejen las sillas debería elevarse de 140 cm a 150 para garantizar que el cinturón quede a la altura de la clavícula.

Moñux presentó ayer el stand de la mano de una alcaldesa agradecida. «Michelin ha contribuido a que Aranda se haya convertido en una ciudad fructífera», apuntó la alcaldesa, Raquel González.