El Correo de Burgos | Sábado, 22 de septiembre de 2018

RIBERA

El sector del metal arandino enseña músculo en Fiduero

Hiescosa y Todoaceros prevén ampliar la plantilla en el año 2019

LORETO VELÁZQUEZ 01/09/2018

En una ciudad en la que la actividad económica parece repartirse entre las grandes empresas Calidad Pascual, Glaxo Smith Kline, Michelin; el vino y el turismo, el sector del metal advierte: Aranda es un referente, también en el sector metalúrgico. «Siempre ha tenido fuerza pero en los últimos años con la llegada, por ejemplo, de Coated Solutions, el impulso ha sido tremendo», explica como portavoz del sector en Aranda, Enrique Cuevas (de Hiescosa), a sabiendas de que pese al peso específico que la industria del metal tiene en la capital ribereña, es una desconocida para la gran mayoría de los ciudadanos. «Por eso decidimos hace tres años agruparnos en Fiduero para lograr una mayor visibilidad», argumentaba ayer en la inauguración de la feria.

En Aranda de Duero, el sector del metal empuja con perspectivas de futuro dando empleo a 600 personas. En el caso de Hiescosa, lo que fue una empresa familiar que vendía chatarra se ha convertido en un centro de transformación innovador que ofrece al cliente productos mucho más terminados gracias a procesos de corte de chapa, de perfiles y de taladrado.

Aunque actualmente cuenta con una plantilla de 25 personas, su previsión es contratar a cinco personas en Aranda y otras cinco en su almacén de León, donde acaban de invertir 2,5 millones de euros.

Las buenas noticias se extienden a Todoaceros. Según explica su gerente, Alejando García, aunque el año empezó duro y complicado, las previsiones de cara al 2019 son mejores. «Seguramente tendremos alguna contratación (unas 5 personas) porque estamos haciendo inversiones que se activarán a principio o mitad del próximo año», explica al recordar que, a día de hoy, la plantilla está formada por 80 trabajadores con un nivel productivo que ronda el 80% de su capacidad.

De la mano de los accionistas comunes a Todoaceros y Aranda Coated Solutions llegará en 2019 la noticia del año -como ya adelantó en primicia este periódico el pasado mes de julio-, la apertura de una nueva empresa que bajo el nombre de Galvaranda conllevará la creación de 70 puestos de trabajo.

Especializados en bobinas de acero prepintado (Aranda Coated) y en el decapado de bobinas de acero sin ácido ni aceite (Todoaceros), Galvaranda cierra el círculo dando respuesta a las empresas que necesiten bobinas más residentes ante la corrosión y las condiciones climáticas más adversas.

Su apertura en el año 2019 reforzará aún más un polo del acero muy significativo y poco común en Castilla y León si tenemos en cuenta que se encuentran además otras referencias como las torres eólicas de Tecnoaranda, Vemsa, Imesa, Mecanizados Aranda y Tubos Aranda.

Progresión

En Tubos Aranda, las cosas, aseguran, van bien con una progresión ascendente tanto en creación de puestos de trabajo como en producción pero no se atreven a adelantar cifras, «porque en este tipo de empresas no se pueden hacer previsiones a largo plazo. Al no haber una cartera de pedidos grande tienes que ir al día a día», explica la directora administrativa de Tubos Aranda, Elena Martín, quien descarta ampliar plantilla en estos momentos ya que, hace bien poco han realizado la última ampliación con la nueva línea de corte de bobina.

«Este año hemos contratado a diez personas y ya somos 107», añade la portavoz de esta empresa especializada en la fabricación de tubos de acero soldados, que vende el 70% a nivel nacional y el 30% restante en el mercado internacional.

Aranda, un referente turístico para la región

Con el apoyo del tejido industrial y social, la trigésimo primera edición de Fiduero llega a Aranda de Duero con un programa repleto de actividades y muchas empresas deseando explicar sus novedades. «Aranda es una de nuestras principales referencias turísticas a nivel internacional y una de nuestras principales tarjetas turísticas en todos nuestros mercados», destacó en la inauguración el director general de Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ramírez, ante la atenta mirada del presidente del Consejo Regulador Ribera del Duero, Enrique Pascual; el presidente de la Ruta del Vino, Miguel Ángel Gayubo; el delegado de gobierno; el subdelegado territorial; los presidentes de las asociaciones empresariales de la comarca, políticos y empresarios. Precisamente a estos últimos dirigió gran parte de su discurso. «Ellos son los verdaderos protagonistas y los que permiten que año tras año Fiduero sea un éxito rotundo». «Se ha convertido en el mejor reflejo del dinamismo, la competitividad y la profesionalidad de la Ribera del Duero», concluyó.

Por su parte, la alcaldesa, Raquel González, definió Fiduero como el marco perfecto para presentar la ambición de una tierra con gran potencial empresarial, turístico y social. «Merece la pena trabajar para que Aranda siga siendo una de las poblaciones más industrializadas y ricas de Castilla y León y motor económico y social de la comarca». Por ello, incidió un año más en la urgencia de contar con infraestructuras largamente esperadas y reivindicadas como la línea férrea Madrid, Aranda- Burgos, «una infraestructura de probada rentabilidad y viabilidad y decisiva para el desarrollo del tejido industrial y empresarial arandino»; así como la conversión en autovía de la N-122; la ejecución de la ronda en su tramo Este-Sur, «que dará mayor fluidez y eficiencia al tráfico rodado», y la construcción «del tan necesario nuevo hospital comarcal». Afirmó tener «la esperanza de que estas reivindicaciones serán escuchadas y atendidas por las administraciones responsables, pues en todas ellas están puestas las esperanzas e ilusiones de los arandinos y ribereños, que aspiramos a mayores y mejores cotas de bienestar y oportunidades de futuro, porque Aranda y su comarca son y deben ser protagonistas -también- del presente y futuro de Castilla y León y también del estado español».