El Correo de Burgos | Jueves, 15 de noviembre de 2018

SOCIEDAD

Una forma diferente de ocupar el tiempo libre

Los campamentos urbanos que organiza en verano Apacid son una forma de divertirse para las personas con discapacidad

J. MATÉ 03/09/2018

Burgos es una ciudad con un gran sentido de ayuda a los más necesitados, muestra de ello es la cantidad de organizaciones sin ánimo de lucro que existen en la localidad. Una de estas ONGes APACID, fundada en 1983, una entidad creada por familias de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Esta organización trabaja para conseguir la promoción y autonomía de estas personas y sus familias rigiéndose por los siguientes valores: la atención centrada en la persona; el compromiso personal y ético; la cercanía, el trabajo en equipo y ético; y la transparencia y la responsabilidad en la gestión de recursos.

Sus servicios son el apoyo individualizado, el área residencial, el centro especial de empleo El Cid y todo tipo de actividades que promueven temas como el deporte, la educación y la sensibilización. Una de sus actividades más importantes son los campamentos urbanos que realizan en la ciudad cada verano.

Los campamentos terminaron el pasado 31 de agosto y han participado 18 personas con discapacidad intelectual. Acudían de lunes a viernes de 11 a 14 horas aproximadamente y disfrutan de un sinfín de actividades que les ayudan a salir de la rutina veraniega y a socializar. Entre las actividades más importantes están las marchas por el campo, las visitas al cine, excursiones, etc. Todas estas actividades tienen como principal objetivo ocupar una parte del tiempo libre de estas personas; y que lo hagan divirtiéndose y disfrutando de las experiencias y la compañía. En definitiva, es una forma de divertirse de la forma más inclusiva posible, es decir, haciendo que todos se sientan parte de la actividad.

El campamento es totalmente flexible en cuanto a la asistencia se refiere; en definitiva, ninguno de los participantes está obligado a ir sino que son ellos los que deciden, según los compromisos que tengan, cuando presentarse en el campamento. En relación a esta flexibilidad; Rocío Escaño, trabajadora social del campamento, comentaba: «Hay algunos que vienen las cuatro semanas mientras que hay otros que igual solo vienen una porque el resto se van de viajes con su familia». Esta iniciativa ha tenido un gran éxito los cuatro años que lleva realizándose, tanto es así que cada año deben aumentar plazas. «Los que han venido otros años repiten mientras que además, se unen nuevos cada verano» añadía Escaño. Además de Rocío, hay otros cuatro voluntarios que la ayudan a controlar el campamento y a asegurarse de que todos disfruten sin peligro.

Actividades como este campamento son de vital importancia para la integración de las personas con discapacidad en la sociedad además de para ayudarles a socializar entre ellos. Rocío Escaño decía que para ella lo más positivo es que lo pasan genial y se entretienen.

Los campamentos urbanos APACID, una forma diferente de ocupar el tiempo de las personas con discapacidad intelectual a la vez que se divierten como nunca,