El Correo de Burgos | Miércoles, 19 de septiembre de 2018

SOCIEDAD

Diversión para lograr la autonomía de las personas con discapacidad

Orhu es la única entidad de terapia ocupacional que utiliza la integración sensorial y los videojuegos

03/09/2018

El juego es una actividad que está ligada a las personas desde su nacimiento, es por esta razón que múltiples estudios afirman que los niños desde una edad muy temprana deben jugar, puesto que el juego permite desarrollar la propia capacidad física y mental de la persona, y supone una fuente de autoafirmación, satisfacción y placer. Esta es una de las premisas principales de Orhu, una entidad con sede en Burgos que utiliza el juego como una forma de rehabilitación tanto en personas con discapacidad como en aquellos que por cualquier motivo necesitan llevar a cabo un proceso de rehabilitación.

Orhu, nace de la mano de Juan Hilario Ortiz Huerta, un joven de 34 años que decidió en 2012 embarcarse en este nuevo proyecto y que tiene su origen en «las ganas que tenía de ayudar a las personas con discapacidad y sus familias», cuenta Hilario. Orhu (nombre que combina los dos apellidos de su creador, Ortiz y Huerta) era el sueño de Hilario desde muy joven, un sueño que le llevó no solo a estudiar Terapia Ocupacional sino también a basar su vida entorno a ello. Poco tiempo después Elvira Hernando, quien compartía sus mismas inquietudes, se unió a él y desde entonces es un proyecto conjunto de ambos, informa Ical.

Esta empresa surge con la filosofía de prestar ayuda a las personas con alguna alteración física, cognitiva y social, y cuyo objetivo principal es planificar un «tratamiento adaptable a las características particulares de cada usuario», explica Ortiz, y añade además que «la capacidad de elección del usuario es la pieza central de nuestro trabajo».

Recientemente, la empresa fue una de las cuatro finalistas en los Premios Joven Empresario Burgos 2018, que se celebraron el pasado 14 de junio en la capital burgalesa. Y este mes inauguró su nueva sede en la ciudad, que les permitirá atender mejor la creciente demanda de usuarios que están teniendo. Además, Orhu colabora con la Asociación Adalyd para la Discapacidad y Dificultades de Aprendizaje, y con la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe).

Desde Orhu trabajan con tres rangos de edad principalmente, por un lado niños con alteraciones entre los seis meses y los 18 años, que requieren de una intervención específica con el fin de potenciar su desarrollo; personas adultas entre los 18 y los 65 años, que tras una enfermedad neurológica no tienen las capacidades necesarias para desenvolverse con soltura en su vida diaria por lo que precisan de rehabilitación, y por último ofrecen también servicio a personas mayores de 65 años con riesgo de discapacidad que necesiten un tratamiento específico con el fin de mantener su autonomía. Hilario asegura que un 80 por ciento de los usuarios con los que trabajan son niños, un 20 por ciento adultos y un 10 por ciento corresponde a personas mayores.

Una de las características principales de esta empresa es que es la única entidad en Burgos dedicada a la terapia ocupacional que utiliza además la integración sensorial en el proceso de desarrollo de la autonomía de una persona con dificultades a nivel físico, cognitivo y/o social.

La integración sensorial,es la capacidad del Sistema Nervioso Central de procesar de manera correcta los estímulos sensoriales que hay en nuestro entorno, y generar las respuestas adaptadas que se nos exigen ante estos estímulos. Nuestros sistemas sensoriales nos permiten recibir toda la información que hay a nuestro alrededor, hoy en día todos estamos familiarizados con los cinco sentidos básicos, como son la vista, el tacto, el olfato, el gusto y el oído, sin embargo, nuestro sistema nervioso también siente a través de la fuerza de la gravedad, del movimiento e incluso de la posición corporal. Normalmente no prestamos tanta atención a estos sentidos, pero son de gran importancia en nuestro desarrollo, y cuando existe algún problema con alguno de ellos, se pueden producir alteraciones en nuestra autonomía personal. La terapeuta ocupacional estadounidense, Jean Ayres, fue la encargada de crear esta técnica con el objetivo de abordar los problemas de aprendizaje en los niños, y es por esta razón que la integración sensorial se aplica sobre todo en los niños.

La Integración sensorial se centra en los cinco sentidos básicos que todos conocemos, a los que se suman dos muy importantes como son el sentido vestibular y propioceptivo. El primero, ubicado en el oído interno,se encarga de proporcionar información al cerebro sobre el movimiento, el equilibrio y el control de la postura. El propioceptivo por su parte aporta información sensorial de los músculos y las articulaciones, controlando la posición del cuerpo, la velocidad ,el ritmo y la fuerza.

En Orhu, buscando potenciar estos sistemas sensoriales, utilizan los juegos como terapia, «lo que hacemos aquí es integrar los sentidos a través del juego, de una forma innovadora», nos cuenta Hilario, y añade que además las actividades cambian en función de cada niño, adaptándose a sus gustos y sus necesidades. El creador de la empresa recalca que nunca obligan a ningún usuario a realizar ninguna acción que ellos no quieran, «aquella actividad que no quieran realizar, nosotros les motivamos para que lo hagan a través del juego, es decir, les motivamos a que les guste, pero en ningún momento les obligamos a llevarla a cabo», declara.

A la pregunta de cómo considera que ayuda el uso de los juegos en los usuarios, Hilario responde que ayuda mucho «a su desarrollo sensorio motor» y esto es debido a que «es algo diferente, puesto que la sociedad actual es muy sedentaria, todo se desarrolla a través del ordenador o de la tablet», y explica que este hecho no beneficia en nada a la persona «si existe un pequeño problema en su desarrollo», ya que terminará desembocando en «una alteración de su autonomía personal o en un problema a nivel académico», agrega.

Actualmente, Orhu trabaja con un total de 44 usuarios, contando niños y adultos, aunque tratan especialmente a niños. A esta cifra se suman los usuarios de las Residencias de Ancianos. Ofrecen un servicio de terapia ocupacional, integración sensorial, psicología y logopedia, impartido por cuatro profesionales, dos terapeutas ocupacionales, una logopeda y una terapeuta y psicóloga. Sin embargo plantean ampliar la plantilla en un futuro cercano. Ortiz, cuenta que su objetivo a largo plazo es lograr consolidarse con el nuevo centro y «poder ayudar a más niños y llegar a un mayor número de personas».