El Correo de Burgos | Jueves, 15 de noviembre de 2018

Salinero ve insuficiente la actuación en el entorno de Mifer

Considera que sigue siendo un lugar inseguro y con riesgo de derrumbe

N. E. 04/09/2018

El concejal no adscrito Raúl Salinero, integrante de Podemos, considera insuficiente la actuación subsidiaria que se ha llevado a cabo en la antigua fábrica de Mifer, junto a la carretera de Arcos, ya que considera que sigue siendo un entorno inseguro.

El edil que ayer mismo visitaba la zona pudo comprobar que con los 20.000 euros que ha destinado el Ayuntamiento a estas obras se han eliminado las escaleras de la entrada principal que estaban en suelo público y se ha reforzado el vallado para impedir el acceso desde ese punto al interior de la antigua nave. Sin embargo, Salinero denuncia que en la parte de la fábrica que da a la calle Laguna Negra no se ha hecho nada y allí existe un muro donde se había hecho un butrón por el que es posible acceder al interior y, por tanto, el riesgo sigue vigente.

Apenas se han colocado unas vallas de los bomberos con una cinta y un cartel de peligro de derrumbe por lo que el Ayuntamiento no ha hecho nada importante», asegura el edil, que añade que esta zona sigue igual que estaba cuando se denunció hace meses el estado de abandono y la inseguridad que produce a los vecinos del entorno. Recuerda que el pasado junio se registró un nuevo incendio y aseguró que en poco tiempo se han producido tres incidentes de este tipo. Para los concejales afines a Podemos, el Ayuntamiento debía haber realizado una actuación más completa. En su opinión, después de meses denunciando esta situación de Mifer apenas se ha actuado en la parte delantera y si se quiere ahora seguir dando seguridad en la zona será necesario volver a iniciar otro expediente con el tiempo que supondría todo ello.

Con respecto a esta fábrica, el concejal no adscrito considera que el Ayuntamiento debería actuar también con respecto a la cubierta del edificio que es de uralita y contiene fibrocemento.

En marzo de 2017, el grupo municipal de Imagina Burgos, entonces con Salinero como portavoz, se hizo eco de las quejas de los vecinos de la zona de Carretera de Arcos que, en reiteradas ocasiones, han solicitado la demolición de las instalaciones de la fábrica Mifer que llevan varias décadas paradas. En aquellos momentos ya se alertaba de movimientos esporádicos de ocupación y se solicitó hasta la presencia del Seprona para conocer el grado de contaminación de un manantial que se filtraba hacia la fábrica. Desde el área de Licencias se requirió a los propietarios de la antigua factoría y, finalmente, se decidió abordar la actuación necesaria a través de una ejecución subsidiaria. Para Salinero la operación ha sido apenas un «maquillaje».