El Correo de Burgos | Jueves, 15 de noviembre de 2018

RIBERA

Galvaranda duplicará el movimiento de trenes entre Aranda y el puerto de Bilbao

Adif restablece la circulación tras el descarrilamiento del pasado jueves en Sarracín

05/09/2018

La llegada de Galvaranda al polígono industrial de Prado Marina el año que viene no solo supone una gran noticia por los 70 puestos de trabajo que creará. También abre la puerta a un futuro esperanzador para un Tren Directo que lleva años en entredicho. Y es que según ha podido confirmar este periódico, la puesta en marcha de esta empresa especializada en bobinas de acero galvanizado incrementará un 100% el movimiento de trenes entre el puerto de Bilbao y el polígono arandino. «Va a ser una línea grande que consumirá mucha materia prima», explican fuentes cercanas al proyecto.

Lo cierto es que desde que la Junta de Castilla y León habilitó -con 3,5 millones de euros- el ramal que une el polígono con la línea férrea, Prado Marina ha ganado en competitividad. Las tres empresas que lo utilizan desde que se acondicionó en 2016 (Todoaceros, Aranda Coated Solutions y Tubos Aranda han movido desde entonces) más de 530.000 toneladas.

El incremento ha sido continuo y a lo largo de este año se esperan superar las 220.000 en total. Para ello, operan entre seis y ocho trenes a la semana. «Normalmente funcionamos de lunes a viernes, pero también llegan trenes algunos sábados», detallan desde Tubos Aranda.

Ejemplo de esta tendencia es esta última empresa. Mueve el 50% de las bobinas que llegan por tren desde el puerto de Bilbao. Según sus datos, cerró 2016 con 75.560 toneladas y 2017 con 80.883. Ahora, la previsión es terminar el presente ejercicio superando las 100.000 toneladas. «Cargamos el primer tren en enero de 2016», recuerda la directora administrativa, Elena Martín, consciente del papel que juega el tren a la hora de abaratar costes en el transporte de materias primas.

En el caso de Aranda Coated Solutions, las cifras han sido hasta ahora estables: 84.951 toneladas transportadas en 2016 y 84.249 el año pasado. No en vano, la previsión es terminar el presente ejercicio con otras 100.000 toneladas.

Descarrilamiento

Por suerte, el descarrilamiento que sufrió la pasada semana uno de los trenes que transportaban las bobinas de acero de Tubos Aranda no ha sido tan grave como parecía en un principio y tan solo han hecho falta cinco días de trabajo para restablecer la línea. Según informaba ayer Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en un comunicado, el servicio ya se ha retomado. «Nosotros recibiremos hoy un tren», celebraban desde Tubos Aranda.

El incidente tuvo lugar el jueves 30 de agosto entre los puntos kilométricos 267/500 y 266/500, a la altura del municipio de Sarracín. Aunque no hubo daños personales, sí se produjeron importantes desperfectos en la infraestructura. La reparación llevada a cabo en este tramo de la línea férrea de ancho convencional Madrid-Aranda-Burgos incluyó la restitución del armamento de vía (traviesas RS y carril de 54kg/ml), así como la aportación de balasto y las correspondientes nivelaciones.

«La interrupción del tráfico se produjo a las 13:19 horas del pasado jueves, 30 de agosto, debido al descarrilamiento de varios vagones de un tren de mercancías de la operadora Comsa que realizaba el trayecto entre Bilbao-Mercancías y Aranda-Montecillo», informó Adif.

Con Galvaranda se reforzará aún más el polo del acero que se ha creado en la capital ribereña y que ya es un referente en Castilla y León y en España, con empresas como las torres eólicas de Tecnoaranda, Tubos Aranda, Aranda Coated Solutions, Todoaceros, Hiescosa, Imesa y Vemsa. Juntos superan ya los 600 puestos de trabajo. Las expectativas son además ambiciosas y solo en 2019 se espera la creación de unos 80 empleos nuevos, entre los 70 de Galvaranda, las cinco contrataciones planificadas en Hiescosa y las cinco de Todoaceros.

Sinergias

Tal y como anunció este periódico, Galvaranda llega de la mano de los accionistas de Aranda Coated Solutions y Todoaceros con el objetivo de obtener un mayor valor añadido y ampliar la cartera de clientes, ya que al prepintado de alta calidad de bobinas que ofrece Coated -como productor internacional- y el decapado sin ácido ni aceite de Todoaceros; Galvaranda se unirá en los pedidos que requieran bobinas de acero galvanizado, un proceso que otorga resistencia ante la corrosión y que permite usar en intemperie o condiciones climáticas críticas gracias a un recubrimiento de acero mediante una capa de zinc. Asimismo, también elaborará subproductos.

Entre sus clientes destacará el sector de la automoción -uno de los principales compradores de este tipo de aceros-, aunque también tendrán cabida otras sinergias con empresas del polígono que requieran este tipo de acabados.