El Correo de Burgos | Domingo, 23 de septiembre de 2018

17:05 h. GUERRA EN SIRIA

Los civiles de Idleb se parapetan ante la inminente ofensiva militar de Asad

Los bombardeos sobre la región se intensifican mientras la población de esta región, la última en manos de los rebeldes, construyen refugios y cuevas para huir de los combates y los bombardeos de la artillería y aéreos

ADRIÀ ROCHA CUTILLER 06/09/2018

A la espera de la reunión este viernes en Teherán de los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, Turquía, RecepTayyip Erdogan, e Irán, Hasán Rohaní, la población de la region siria de Idleb se prepara para la gran ofensiva militar del régimen de Bashar el Asad. En previsión de un ataque a gran escala, muchos civiles construyen con sus propias manos refugios y cuevas en los sótanos de sus casas para esconderse de los combates y de unos bombardeos que, estos últimos días, se han intensificado.

Los ataques de la aviación rusa de ayer acabaron con la vida de 13 personas, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Esta organización, basada en Londres pero con informadores en la zona, ha confirmado que los bombardeos se han repetido este jueves, sobre todo en la zona sur de Idleb. Los rebeldes, como respuesta, han lanzado fuego de morteros al otro lado del frente.

La tensión aumenta en una región donde malviven 2,5 millones de civiles atrapados, 1,4 de ellos desplazados de guerra que han llegado allí huyendo de los avances militares de Damasco. «Nos preparamos con lo poco que tenemos. Hemos hecho unas máscaras primitivas que podemos ponernos en caso de que haya un nuevo ataque químico», ha explicado un civil de Idleb a la agencia Reuters. La máscara es un vaso de cartón recubierto con una bolsa de plástico. Idleb ya fue bombardeada con armas químicas hace casi dos años. En esa ocasión, la ONU acusó a Asad.

Presencia turca
En la actualidad, la región de Idleb está bajo el control de diferentes facciones del opositor Ejército Libre Sirio (ELS) y por el Hayat Tahrir al Sham, la filial en Siria de Al Qaeda. Allí hay, también, puestos de observación y militares turcos: su presencia ha impedido, hasta el momento, que empezase la ofensiva. La cumbre entre Ergogan, Putin y Rohaní servirá, entre otras cosas, para hablar y pactar la ofensiva. Turquía se muestra relativamente dispuesta a entregar Idleb a Asad, pero quiere evitar una gran batalla.

«La intención de tomar Idleb conlleva un riesgo muy serio y sería desastroso. Bombardear la zona no es la solución. Ésta solo llegará si trabajamos juntos para erradicar los grupos extremistas. Si la ofensiva se lleva a cabo, podrían llegarnos dos millones de refugiados a nuestra frontera», ha dicho este jueves el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu. La frontera turca está en la actualidad cerrada y Ankara no quiere reabrirla. Turquía ya acoge a tres millones de refugiados sirios.

La cancillera alemana, Angela Merkel, ha pedido contención; Francia y los Estados Unidos se han mostrado dispuestos a actuar si el régimen sirio usa armas químicas en la ofensiva. «Llevamos cavando en la tierra dos meses enteros. Yo, mi mujer y nuestros hijos. Esta cueva es nuestra única protección», dice un civil.