El Correo de Burgos | Martes, 18 de septiembre de 2018

Fútbol / Segunda B

Cervero pone la guinda a la punta del ataque del Burgos

El delantero asturiano, pichichi la pasada temporada del Grupo 2 con 23 goles con el Mirandés, realizó ayer la primera sesión de entrenamiento con el que será su equipo hasta el final de curso

DANIEL ORTEGA CEBRECOS 07/09/2018

Diego Cervero ya ejerce como jugador del Burgos CF. En un movimiento relámpago el cuadro blanquinegro se ha hecho con los servicios del veterano ariete asturiano (35 años) que fue el año pasado el pichichi del Grupo 2 de Segunda B. El delantero realizó ayer su primera sesión de trabajo con los que serán sus compañeros hasta el final de temporada.

Había sonado en muchas ocasiones como posible refuerzo del combinado blanquinegro para una punta de un ataque en la que no terminaba nunca de dar con la tecla adecuada. En esta ocasión la dirección deportiva del cuadro de la ribera del Arlanzón se ha movido con celeridad para aprovechar una oportunidad que le ofrecía el mercado tras el anunció que realizó el Mirandés el pasado 30 de agosto rescindiendo de forma unilateral el contrato con el delantero -un caso que se resolverá en los tribunales tras la denuncia interpuesta por el ovetense contra el cuadro de Anduva-.

Ahí entró en acción el Burgos CF en busca de una jugada pretendidamente maestra que le permita matar dos pájaros de un tiro. Por un lado contar en plantilla con un ariete de probada solvencia y que pese a su edad ya demostró el pasado curso no haber perdido ni un ápice de su olfato goleador (anotó 24 goles con la camiseta del Mirandés). Y por otro servir de banderín de enganche con una afición que había perdido la ilusión por el proyecto del club (el club cuenta actualmente con un buen número de socios menos que el año pasado).

La normativa deportiva abrió una puerta a la esperanza de la dirección deportiva del Burgos CF, que había llegado al final del mercado de fichajes (31 de agosto) sin poder acceder al delantero soñado. Al tratarse de un jugador profesional y que se encontraba en paro el club se encontró con una segunda oportunidad para reforzar al equipo, que tiene ahora mismo en plantilla a cuatro delanteros: Héctor Figueroa, Toni Rojano, Gabri Salazar y Diego Cervero. Hasta el momento, en pretemporada y en los dos primeros compromisos de competición oficial, José Manuel Mateo ha venido jugando solo con un punta (y un mediapunta).

Diego Cervero es un delantero de 35 años (Oviedo, 13-8-1983) de 1,86 metros y una larga trayectoria deportiva a sus espaldas con casi 300 partidos disputados en la categoría de bronce nacional, donde ha anotado un total de 122 goles en 11 temporadas.

La última, en las filas del Mirandés, fue la mejor en cuanto a su producción anotadora con 23 dianas en Liga. Antes había firmado unos registros de 7 goles en Fuenlabrada (2016-17); 22, 12 y 5 en el Oviedo entre 2012 y 2015; y 20, 17 y 13 dianas en las filas del UD Logroñés entre los cursos 2009 y 2012.

OPERACIÓN SALIDA
La incorporación de Diego Cervero supondrá necesariamente la salida de un jugador de la plantilla, puesto que el Burgos CF tenía ya cubiertas las 16 fichas senior que permite el reglamento. El club no ha querido desvelar quién será el jugador que se quede sin licencia, algo que no hará público hasta que se lo comunique al interesado.

RICO SIGUE AL MARGEN
Al margen de la incorporación de Cervero al trabajo grupal a las órdenes de José Manuel Mateo la sesión de entrenamiento de ayer tuvo la novedad principal del regreso de Eneko Undabarrena -que fuera el año pasado su compañero en el Mirandés- a la normalidad tras dos sesiones al margen del grupo por unas molestias físicas. Sin embargo, siguen fuera del grupo Julio Rico, Adrián Cruz, Chevi y Andr