El Correo de Burgos | Viernes, 16 de noviembre de 2018

Candidatos a una vivienda municipal salvados ‘in extremis’ de desahucio

Ciriaco y Fátima evitan el desahucio hasta el día 17 / «Tienen todas las papeletas» para el parque de viviendas que tiene 7 vacías desde diciembre a la espera del «consenso para renovar el reglamento»

08/09/2018

BURGOS
El tiempo es relativo. Diez días es poco tiempo para gestionar un proceso administrativo o para alcanzar el consenso político entre diferentes grupos políticos pero puede salvar del mayor de los apuros a una familia con cinco menores a cargo. Diez días tienen Ciriaco y Fátima para seguir viviendo en la casa de alquiler de la que ayer mismo iban a ser desahuciados a las 9 de la mañana. Diez días son los que quedan para que se reúna la comisión técnica que analizará las solicitudes de familias que optan a ocupar una de las siete inmuebles del Parque Municipal de Viviendas. Para el día 18 ellos tendrán que entregar las llaves del inmueble cuyo alquiler tienen problemas para afrontar desde marzo, cuando el padre de familia trabajaba en Aspanias con una nómina de 700 euros y con una discapacidad reconocida por una enfermedad renal.

Peor lo llevan desde junio, cuando se le acabó el contrato y, al mismo tiempo, el trasplante de riñón que se le realizó hace cuatro años empezó a fallar y tiene que acudir a diálisis de forma periódica «dificultándome mucho ahora la búsqueda de trabajo». Disponen de 600 euros de ingresos del paro y cinco menores a cargo de entre tres meses y 16 años por eso «tienen todas las papeletas» para que se les adjudique un inmueble del Parque Municipal de Viviendas.
Este programa, que se puso en marcha en 2015, tiene una renta en función de los ingresos de la unidad familiar. Y el Consistorio cuenta con siete nuevos inmuebles que se sacaron a adjudicación de familias el pasado mes de junio. Entre esas 20 familias están la de Ciriaco y Fátima. Pero el proceso de baremación de las solicitudes no se retomará hasta el 17 de septiembre. El problema está en que estas viviendas son propiedad municipal desde diciembre del año pasado. Están vacías.


«No puede ser»
«Hay situaciones que no pueden esperar». Así de tajante se pronunciaban desde la PAH. Denuncian que «no se pueden tener viviendas durante un año sin adjudicarlas, no se dan soluciones ni herramientas y los trabajadores sociales, que son los que ven la problemática a diario, nos llaman porque se ven con el agua al cuello». En la misma línea desde Podemos Burgos critican que «no puede ser que haya 5 viviendas municipales vacías y gente en esta situación habrá que estudiar cómo agilizar los procedimientos en determinados casos entendiendo que la administración tiene sus tiempos y sus criterios garantistas», explicaba Blanca Guinea.
Conde manifestó su malestar por las críticas de la PAH, «las palabras gruesas no solucionan nada», considera que «se ha sido poco respetuosos con los Servicios Sociales del Ayuntamiento de cuyos trabajadores estoy muy orgullosa porque son gente muy competente y ayer gestionaron toda esta problemática en una mañana, desde que la familia les comunicó el problema, y prolongaron su jornada laboral».


Especificó que «esta familia no está la primera en la adjudicación de viviendas, eso se tendrá que valorar en la comisión técnica aunque tienen bastantes posibilidades de ser uno de los beneficiarios». Respecto al contraste de la situación vivida ayer con la existencia de siete inmuebles municipales vacíos desde diciembre Conde recordó que «en la Comisión de Seguimiento, en la que están presentes todos los grupos políticos y la PAH, se decidió no sacar la convocatoria de estos inmuebles hasta tener la modificación del reglamento para beneficiar a las familias más necesitadas y además es un reglamento que tenemos que consensuar y eso lleva tiempo y en cuanto se alcanzó un acuerdo al respecto se sacó la convocatoria». E insiste que es una situación que todos conocían.
Respecto a las críticas de Podemos por la situación de falta de personal en Servicios sociales que obliga a posponer reuniones hasta después de las vacaciones de personal sin tener listas sustituciones especificó que el Centro de Acción Social que lleva este asunto está completo.


Noche dura
Pero en la casa de Fátima y Ciriaco poco entienden de tiempos burocráticos y consensos políticos. La noche del jueves al viernes fue dura. Tras una noche de maletas y bolsas y «sin esperanza, sin plan b sin saber dónde podíamos ir», reconocen, llegó el alivió. Fátima se abrazaba a uno de los miembros de la Plataforma. «Ya ha quedado todo atrás» le decía. Ella suspiraba «espero». «Lo hemos pasado muy mal».
La letrada de la propiedad del inmueble anunciaba, cerca de las 10 de la mañana, que se paralizaba el desahucio «por humanidad» y «por los niños». La PAH tuvo constancia de esta situación el jueves a última hora de la mañana. «Nos llamó la trabajadora social a las tres menos cuarto que no se podía parar judicialmente, que no habían podido hacer nada y que lo intentáramos nosotros», explicaban a las puertas de la vivienda. Pero el equipo del Ayuntamiento sabía del proceso judicial pocas horas antes como reconoció el propio Ciriaco.