El Correo de Burgos | Jueves, 15 de noviembre de 2018

La Inmaculada expone sus «necesidades» a Lacalle

El alcalde se compromete a restablecer el suministro de gas en las casas afectadas tras enterarse de que la compañía no quería hacerse cargo

09/09/2018

El alcalde de Burgos,Javier Lacalle, se reunió ayer con los vecinos de la Barriada de la Inmaculada afectados por la explosión de gas que el miércoles provocó el derrumbe total de una vivienda y parte de la contigua para concer su situación. Durante el encuentro, el regidor tuvo constancia de que los residentes de las viviendas más cercanas al número 46 de la segunda manzana se encuentran sin gas desde el siniestro. Asimismo, se enteró de que la empresa suministradora no tenía intención de hacerse cargo.

Tras escuchar las «necesidades» de las vecinos, Lacalle se comprometió a interceder ante la compañía y aseguró, tal y como ha podido saber este periódico, que el suministro se restablecerá mañana. De igual manera, el Ayuntamiento se hacía ayer eco de la cita a través de Twitter para anunciar su intención de «seguir agilizando» las necesidades que plantea el vecindario.

En un principio, los afectados convocaron la reunión con el objetivo de adoptar «medidas» en relación a la supuesta negativa de asumir las total ausencia de gas por parte de la empresa. Sin embargo, uno de ellos contactó previamente con el alcalde, que «no sabía nada» de esta situación.

La explosión también dejó a los inmuebles más próximos al número 46 sin línea telefónica. No en vano, tan solo un día después de lo ocurrido, una brigada de operarios se desplazó al lugar para restablecer el servicio lo antes posible. Previamente, un grupo de especialistas la Policía Científica de Valladolid investigaron la vivienda en la que se originó la deflagración para determinar si fue accidental o intencionada. Allí localizaron la bombona de gas butano que, a causa de una fuga en contacto con una llama, desató el fatídico suceso.

Desde el primer momento, mientras el personal sanitario, la Policía Nacional y Local, los bomberos y la Unidad Canina del Grupo de Rescate Espeleológico y de Montaña (GREM) desarrollaban su labor en la barriada, los trabajadores sociales del Ayuntamiento comenzaron a gestionar el realojo «urgente» de los residentes de las casas más cercanas que también se vieron afectadas por la explosión. Ahora, mientras tratan de recuperar la normalidad, los vecinos esperan que la Corporación municipal se siga involucrando con sus necesidades.