El Correo de Burgos | Jueves, 13 de diciembre de 2018

RUGBY / División de Honor

El UBU Colina Clinic resuelve el rompecabezas

El conjunto gualdinegro se sobrepone a las bajas en tres cuartos y a un cortocircuito en la primera parte para estrenarse en la elite nacional / El trabajo del colectivo y la puntería de Calle permitieron la remontada burgalesa

DIEGO ALMENDRES 24/09/2018

LA VILA  24
UBU COLINA CLINIC  30


CR La Vila: Franco Hazaña, Vía, Pérez, martínez, Franco López, Carrión, Bush, Villalba, Lautaro Álvarez, Ramiro, Mati Jara, Calatayud, Pichler, Lainz, Martín Visuara. También jugaron: Surman, Ponce, Bobo, Vinaches, Lamboglia, Palomares y Guti.

UBU Colina Clinic: Van den Berg, Fuente, Pisapia, Guido, Ascroft-Leigh, Snyman, Aristemuño, Moli, Herreros, Calle, Masuyama, Sirvent, Molinero, Salas y Kleynhans. También jugaron Pedro González, Carvajales, Wagenaar, Obregón, Africa, Álvaro González, Potgieter y Rocamán.

Árbitro: Arnaltz Bilbao.

Tarjetas amarillas: A local Lautaro Álvarez (min. 51) y al visitante Aristemuño (min. 67), ambos por juego sucio.

Tarjetas rojas: No hubo.

Tanteo: 0-3, min. 5: golpe de castigo de Calle; 3-3, min. 12: golpe de castigo de Mati Jara; 8-3, min. 20: ensayo de Ramiro Álvarez; 15-3, min. 26: ensayo de Mati Jara que él mismo transforma; 15-10, min. 35: ensayo de Sirvent que transforma Calle; 15-13, min. 39: golpe de castigo de Calle; 15-20, min. 46: ensayo de Lohan Potgieter que transforma Calle; 18-20, min. 57: golpe de castigo de Mati Jara; 21-20, min. 65: golpe de castigo de Mati Jara; 21-27, min. 70: ensayo de Africa que transforma Calle; 21-30, min. 76, min. golpe de castigo de Calle; 24-30, min. 79: golpe de castigo de Mati Jara.

Era de justicia poética que la primera victoria del UBU Colina Clinic como equipo de División de Honor llegara en La Vila. El conjunto gualdinegro estrenó su casillero de éxitos en un partido que adquiere una relevancia especial por las circunstancias. Las bajas castigaron a la línea de tres cuartos y obligaron al cuerpo técnico a buscar soluciones de urgencia que resultaron un acierto rotundo.

Las ausencias de Camarero, Bianco y López dejaron al joven Sergio Molinero como única referencia natural en la posición de centro. Otger Sirvent, apertura que apenas pudo entrenar durante la semana por el protocolo por conmoción, actuó como improvisada pareja de baile dejando ambos un buen sabor de boca en su debut en la máxima categoría.

Además, el devenir del juego obligó al Aparejadores a colocar a Lohan Potgieter de ala. El sudafricano no había entrado en la lista por sus molestias en la rodilla y la situación le llevó a jugar en la línea de tres cuartos en la segunda parte. El delantero cumplió lejos de su posición natural y anotó el segundo ensayo castellano en una mañana muy complicada.

Y es que el UBU Colina Clinic sudó tinta en un encuentro con varias fases. Los gualdinegros mandaron de salida, superiores en melé y cómodos al lanzar a su delantera. Esa puesta en escena permitió a Calle firmar el 0-3, pero poco a poco perdieron el sitio.

Los visitantes encadenaron errores y La Vila castigó cada indecisión o desajuste. Con el 3-3, el conjunto de David Martín y Álvaro Gonzalo perdonó su primera clara ocasión para ensayar y a partir de ese momento entró en una espiral negativa.

A Salas se le escapó el oval en el momento del posado y después la delantera cometió un inoportuno golpe en una melé a cinco metros de la marca. El CR La Vila se sacudió la presión y se benefició de la falta de contundencia burgalesa para hacerse con el partido. Los errores de mano, la precipitación en la transmisión, las patadas defensivas sin profundidad, los problemas en el placaje y las indisciplinas a punto estuvieron de cavar la fosa gualdinegra.

Fueron 15 minutos eternos. La Vila corrió en transición a costa de un Aparejadores desajustado y descoordinado. Los contraataques tras pérdida eran letales y los alicantinos crecieron hasta el 15-3 en el minuto 25. Y pudo ser aún peor. Afortunadamente, Calle salvó el tercer posado levantino en el último esfuerzo y los locales erraron dos patadas a palos.

Curiosamente, el marcador era la mejor noticia para el UBU Colina Clinic. En cuanto los gualdinegros recuperaron el orden en su juego, todo cambió para bien. De hecho, los visitantes solo necesitaron 10 minutos para recomponerse.

Por fin, el bloque de Martín y González tuvo continuidad y paciencia para ejecutar las acciones. La buena transmisión llevó el oval al ala para que Sirvent hiciera el primer ensayo de la mañana, completado por Calle con cinco puntos desde el tee antes del descanso.

El 15-13 debía revitalizar a un UBU Colina Clinic muy distinto en el arranque del segundo tiempo. Los gualdinegros adelantaron la presión y fruto de ese esfuerzo recuperaron una posesión convertida en oro por Potgieter como improvisado ala.

Después de todo, los visitantes mandaban por 15-20 y tuvieron la opción de sentenciar con la inferioridad momentánea de La Vila. Sin embargo, los locales alejaron a los de San Amaro de la 22 y rascaron sendos golpes de castigo cuando mejor lo tenía un Aparejadores obligado a acelerar en el tramo final con el 21-20 a 15 minutos de la meta.

Esta vez el UBU Colina sí supo jugar los momentos más calientes a pesar de la amarilla de Aristemuño. Con 14 hombres, los burgaleses sacaron a la mano un golpe de castigo forzado por la melé y en esa acción rápida Africa fue el más listo al hacer un posado vital (21-27).

Los gualdinegros mantuvieron la presión en campo rival y encontraron lo que buscaban con su juego cerrado. Un nuevo pateo de Calle sentenciaba el encuentro y provocó que el rival se conformara con el bonus defensivo. La victoria ya era del Aparejadores. La primera de muchas.