El Correo de Burgos | Miércoles, 18 de septiembre de 2019

infraestructuras

El abandono del Tren Directo se va a examinar en Europa

La Comisión de Peticiones acepta la queja de la plataforma de Aranda y la remite a la Comisión Europea, que podría abrir una investigación oficial

18/04/2019

BURGOS
Que la protesta por el abandono y la no reactivación de la línea de tren directo Madrid Aranda Burgos se haya colado entre los asuntos que tramita la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo es de por sí un logro, ya que son muchos más los asuntos que este órgano desestima que aquellos en los que aprecia que existe una base para movilizar a otros entes de la mastodóntica burocracia europea en busca de reparar perjuicios perpetrados por los estados miembros.

Pero lo más relevante de la resolución que tomó la Comisión de Peticiones en su reunión del 14 de abril es que este expediente va directo a la Comisión Europea con recomendación de estudio.

La petición número 1022/2018, presentada por Jorge Núñez presentada hace más de cinco meses en nombre de la Plataforma por el Ferrocarril Directo Madrid-Aranda-Burgos línea 102, al ser aceptada por la Comisión de Peticiones da la oportunidad al Parlamento Europeo de llamar la atención sobre la vulneración de los derechos de un ciudadano por un Estado miembro, una autoridad local o una institución europea.

De hecho, la Comisión de Peticiones ha solicitado a la Comisión Europea «que lleve a cabo una investigación preliminar sobre los diferentes aspectos del problema». Una resolución que para Jorge Núñez, es una «buena noticia» sin contar que, posteriormente «es posible» que se abra «una investigación de los hechos». Lo que ya se ha conseguido es lo que destaca Núñez, que «a Unión Europea tiene que tener constancia de lo que está ocurriendo con esta línea, que se ha cercenado a los ciudadanos su libre circulación y que se está realizando un fuerte perjuicio en contra del Medio Ambiente».

El presidente de la plataforma confía que «en Europa vean lo que no quieren ver en España». Con ese fin, la plataforma incorporó a su denuncia datos de los distintos estudios que se han venido realizando sobre la línea sobre el ahorro de recorridos y de circulaciones, demostrando la rentabilidad de una línea, la única, que ha sido abandonada de la infraestructura ferroviaria española.

Su queja y así figura en la documentación recogida en la Comisión de Peticiones que ha podido consultar este periódico, hace hincapié en que «la línea de ferrocarril Madrid-Aranda-Burgos inaugurada en 1968 lleva ocho años cerrada al transporte de mercancías».

El peticionario, prosigue el comité, «se queja de que los estudios del administrador de las vías ADIF no son los adecuados y pide que este corredor ferroviario que vertebraría Castilla y León con Madrid sea una prioridad europea», ya que es el corredor europeo E-5 que comunica Reino Unido con Algeciras. Reclaman igualmente que «el transporte de mercancías entre Algeciras e Irún se potencie vía el ferrocarril ya que hoy en día solamente un 3 % de los 768 millones de toneladas anuales de mercancías entre Algeciras-Madrid-Irún transitan por las vías del tren».

Ahora Bruselas tiene que examinar si estos argumentos son reales y veraces y si el Gobierno español ha desatendido deliberadamente esta línea de ferrocarril vulnerando, por tanto, los derechos de los ciudadanos.