El Correo de Burgos | Viernes, 24 de mayo de 2019

La Regadera culmina su ‘minigira’ regional en 24 horas

La banda mirandesa recorre las 9 provincias de Castilla y León y espera que se confirme la «oficialidad» de su gesta como récord Guinness

24/04/2019

Zamora se puede hacer en una hora. Castilla y León al completo en 24. Parece de locos, pero si hablamos de música todo es posible. Si no, que se lo pregunten a los integrantes de La Regadera, el grupo mirandés de mestizaje que en menos de cinco años ha logrado abrirse camino en el panorama nacional a base de esfuerzo e ingenio. El título de su último disco, ‘Dormir es de cobardes’, era en el fondo una declaración de intenciones. Así que a lo dicho pecho: carretera y manta para batir un récord pendiente de «oficialidad» por parte de los jueces de los Guinness.

«Cogiendo aire» se encontraba todavía a las 6 de la tarde Gonzalo Madrid, cantante y guitarrista de la banda, incapaz de dar crédito a una gesta que se logró «in extremis». De hecho, la ‘minigira’ regional de la formación culminó en «24 horas exactas a falta de uno o dos segundos». En principio iban bien de tiempo, pero los «problemas» a la hora de localizar la última sala en Zamora, después de perderse por unas «callejuelas de las que no sabíamos salir», casi desbaratan sus planes. Por suerte, tan solo el retrovisor de la furgoneta acabó ligeramente resentido y La Regadera pudo comerse el último escenario y dar el ansiado «golpe final».

Eufóricos y «hechos polvo» a partes iguales, el vocalista asegura que «esto marcará un antes y un después». Y nada de conformarse, ya que el «reto personal» de obtener un récord Guinness «nos está dando muchísimas más ideas». Ahora bien, primero toca esperar el veredicto de un jurado que deberá analizar las pruebas del ‘delito’: directos retransmitidos en tiempo real a través de las redes sociales, justificantes de las salas, permisos de ayuntamientos... Todo cuenta para acreditar una hazaña que ha gozado de enorme repercusión en Facebook y Twitter.

Por mucho que esta prometedora banda de Miranda de Ebro considere que dormir es una pérdida de tiempo, lo cierto es que casi todos disfrutaron de una cabezada de «dos horas» en Soria, aunque alguno ni eso por los nervios de una gira exprés con cientos de kilómetros que arrancaba el lunes en León a las 5 y media de la tarde.

Era su primera vez en la ciudad y el ambiente no decepcionó en absoluto. De ahí se trasladaron a Burgos, con un Bardeblás a reventar y más gente fuera que dentro. Ya por la noche, el triplete de Palencia, Ayllón (Segovia) y Soria supuso el punto de inflexión necesario para comprobar que el récord era factible.

La primera cita de ayer no era moco de pavo. La explanada de Villalar esperaba a estos siete valientes que recogieron los bártulos a toda velocidad tras el concierto para encarar la recta final en Arévalo (Ávila), Salamanca y Zamora. Finalmente, Madrid y sus compañeros confirmaron lo que ya sabían de antemano: que el «trabajo en equipo» da sus frutos y que la máquina de La Regadera se encuentra «bien engrasada».

A la hora de perfilar cada bolo, los músicos tuvieron claro que ninguno debía ser un calco del anterior. Para ello, plantearon un set list de unos 17 temas a repartir entre las 9 plazas. No se aburrieron los seguidores que batieron su propio récord en la categoría de público. Dos coches y un grupo de espontáneos -entre ellos, una muñeca hinchable con la cara de un amigo que no pudo asistir- se sumaron a la fiesta. Quizá los del Guinness tengan que llamarles para que confirmen que no hay trampa ni cartón.

A partir de ahora, La Regadera afronta el resto de su gira con más «calma». Con fechas cerradas hasta noviembre y festivales clave como Extremúsika o Sonorama, la banda se prepara para dar el salto a la República Checa y México con el objetivo de siempre: «hacer sentir y disfrutar a la gente con nuestras canciones».