El Correo de Burgos | Miércoles, 16 de octubre de 2019

ECONOMÍA

Los talleres exigen más rigor contra los negocios ilegales

Denuncian casos de locales fraudulentos que acumulan 24 infracciones 

M. R. / Burgos 10/06/2019

Los talleres legales de Burgos no han cejado en su batalla contra los negocios ilegales que no solo suponen una competencia desleal, también representan un peligro para la seguridad de las personas, como se pudo comprobar con el incendio en un taller ilegal en la calla de San Isidro hace dos años.

La Asociación de Empresarios de Automoción de Burgos (Adeabur) «venimos acumulando más de 30 denuncias», apunta uno de sus responsables, Gabriel Martínez. Y siguen creciendo los casos, añade, ya que en la actualidad «venimos investigando creo recordar cinco o seis, algunos incluso anunciándose en su página web». Se trata de ‘negocios’ que están, además, en espacios que no están adecuados. «Negocios que están en el garaje de una casa adosada, en lonjas, en naves agrícolas, gente que trabaja a domicilio con una furgoneta y un puñado de herramientas», asegura.

El responsable de Adeabur pone algunos ejemplos de talleres ilegales a los que siguen la pista. En Villarcayo hay uno que «llevamos meses denunciando, no sé si ya es la tercera vez». Martínez indica que han intentando en varias ocasiones ponerse en contacto con el Ayuntamiento. «Hemos presentado denuncia por escrito, están pintando vehículos en los bajos de un edificio sin extracción, no sé como no se ha intoxicado ningún vecino», comenta.

Otros casos son los de negocios que se anuncian como servicios de lavado en seco y «están cambiando transmisiones de vehículos, con la puerta abierta». Otro ejemplo más, el de «un negocio de venta, reparación y preparación de motos y coches en el garaje de un adosado. Tiene página web anunciando todos sus servicios». Otro más, este con multitud de infracciones, una metalistería ubicada en un pueblo de la provincia, en el límite con Palencia. «Tiene acreditadas 24 infracciones, por actuaciones del Seprona, en materia de vertidos, infracciones de apertura y permisos, de gestión de residuos». Y por si hubiera alguna duda de la impunidad con la trabaja «tiene anunciada en su página web un servicio de reparación de automóviles. Ypara que no quede duda cuelga fotografías». El taller sigue funcionando.

En Aranda hay otro caso, «muy conocido de la GuardiaCivil y de esta asociación». Está ya en su cuarta ubicación. «A una inspección de industria contestó que no tenía el proyecto después de dos o tres años en una superficie de 1.000 metros cuadrados. Ahora tiene esa cuarta ubicación y asegura que no había tenido problemas para encontrar un ingeniero», explica Martínez. Durante una de las inspecciones delSeprona de la Guardia Civil, «la cabina de pintura estaba hecha con recortes de paredes de contenedores, la extracción eran bidones soldados, al lado de dos talleres legales, sin cumplir la normativa de incendios, seguramente sin medidas básicas de protección, y así lleva años». Y el representante de Adeabur se pregunta:«Por qué nadie corta la luz.De qué les sirve a los dos talleres tener medidas contraincendios si el del medio no».

Martínez apela a un mayor control y una mayor coordinación de las administraciones, ya que si se «inspecciona a los talleres legales en materia de consumo, en el caso de los talleres ilegales se debe inspeccionar un taller, no derivar a Industria». Y, apunta,«no vale decir que es complicado ejecutar las sanciones». Destaca el trabajo que realiza el Seprona de la GuardiaCivil, servicio con el que se mantiene una estrecha relación, y con la Policía Local, que realiza inspecciones, que el pasado año levantó 15 expedientes. Pero la pregunta que sigue sin responder es «qué pasa con esos expedientes, sobre todo sin son multirreincidentes».