El Correo de Burgos | Viernes, 15 de noviembre de 2019

El Comité de Empresa dice que la Junta ha contactado con un grupo japonés del sector

Los trabajadores piden a Ansa una prórroga para negociar el plan social

28/10/2009

 

E. VADILLO / Burgos
El Comité de Empresa de ZF Ansa Lemförder sigue defendiendo a capa y espada la viabilidad de la planta burgalesa tanto con esta multinacional alemana como con cualquier otro grupo empresarial. Por ese motivo, en la reunión que mantuvo ayer con representantes de esta industria solicitó una prórroga en el periodo de consultas con el objetivo de no entorpecer el trabajo que ha iniciado la Junta para conseguir un plan industrial para esta factoría.
«Por respeto a esas negociaciones y para dar tiempo a la Junta para que haga su trabajo», argumentó Luis del Val, presidente del Comité de Empresa. Recuerda que es una tarea en la que la Administración regional tan sólo lleva una semana y que también es un periodo de tiempo insuficiente para que pueda obtener resultados positivos. Además, señaló que también es «poco tiempo para que se decidan las multinacionales».
De automoción
Por lo pronto, la plantilla de Ansa sabe que han comenzado los contactos con empresas, «no sabemos con cuáles porque las gestiones las lleva directamente la Junta», salvo que han hablado ya con «un grupo japonés que trabaja en Francia para el consorcio PSA Peugeot-Citroën y Renault y que era cliente de Ansa», precisa del Val.
Hasta el próximo 3 de noviembre no vuelve a reunirse el Comité de Empresa con los representantes de Ansa, los abogados y los directivos financieros y de recursos humanos de la planta burgalesa. Una cita en la que conocerán la respuesta de esta multinacional a esta última petición.
Según del Val, parece que hay buena disposición entre sus interlocutores de Ansa pero es consciente de que habrá que esperar a lo que comuniquen en esa próxima jornada. «Dicen que entienden que estemos buscando otra alternativa, que les parece loable, pero que tienen que consultar la respuesta con la dirección».
El portavoz de los trabajadores confía en que no habrá ningún problema, pero, por si acaso, recuerda que el   periodo de negociaciones que marca la Ley para negociar un ERE es «de un mes como mínimo».
En el encuentro que protagonizaron ayer ambas partes se repitió el mismo guión que en las anteriores. El Comité de Empresa rechazó de nuevo negociar cualquier aspecto relacionado con el plan social que presenta Ansa, ni siquiera los planteamientos que esgrimió sobre prejubilaciones. «Nosotros no vamos a negociar eso ni nada de las indemnizaciones», insistió del Val. «Sólo queremos hablar de viabilidad de la empresa y de trabajo para la plantilla», sentenció.

Entregan a los alemanes 30.000 firmas burgalesas

burgalesa de Ansa. Hoy dos de los miembros del Comité de Empresa de esta fábrica piden explicaciones a la multinacional alemana en su propio país sobre la intención de cerrar la planta de Burgos así como que reconsideren esta postura.
Se trata de Agustín Arnaiz y Luis Puente que ayer participaron en el Comité de Empresa Europea de esta multinacional en el que participaron un miembro de cada planta que esta multinacional tiene en Europa. Además, no van solos ya que en su equipaje se encuentran las «casi 30.000 firmas» de burgaleses que apoyan la permanencia de Ansa en Burgos, recogidas en menos de un mes.
Solidaridad en unos momentos difíciles que mañana agradecerán los trabajadores de Ansa. Será el jueves a las 10:15 horas con una concentración simbólica a las puertas de la fábrica.