El Correo de Burgos | Lunes, 24 de junio de 2019

INFRAESTRUCTURAS EMPRESARIALES

El Ayuntamiento quiere acuerdos previos sobre el polígono de Buniel

En su informe del proyecto rechaza que se cuente con suelo y servicios municipales

24/11/2009

El Ayuntamiento de Burgos ha plasmado su disconformidad con la forma en la que se está desarrollando el proyecto de creación del polígono industrial de Buniel, al destacar como primeras sugerencias -en su informe sobre el mismo-, su negativa a que se incluya suelo municipal en las 100 hectáreas de superficie del futuro polígono, su rechazo a que se cuente con servicios municipales, y sobre todo, su petición de que antes de contar con todo esto se le transmita al propio Consistorio interesado el deseo de utilizarlos y se acuerde con él en qué condiciones se hará.
Así explicó la postura municipal sobre el proyecto del futuro polígono industrial de Buniel el concejal de Fomento, Javier Lacalle, quien informó de que la Comisión del área acordó ayer tras su reunión semanal, remitir a la Junta el informe municipal realizado sobre el proyecto, y que fue solicitado al Consistorio por el Gobierno regional en verano. Él edil añadió que a lo largo de estos meses el proyecto ha sido estudiado por los arquitectos e ingenieros municipales, «quienes además, han encontrado numerosas deficiencias técnicas en el mismo», comentó.
Lacalle cree que, en su opinión, «las cosas se están haciendo al revés», defendiendo que lo normal sería acordar con el Ayuntamiento el uso de su suelo y sus servicios para después completar el proyecto, «ya que no todo es tan fácil de solucionar», alertó. Así, destacó por ejemplo, cómo los redactores incluyen la depuradora como servicio del polígono, «y no es algo tan fácil, ya que se habla de dar un servicio similar al que se daría a una población de unas 400.000 personas», cifró Lacalle.
Seis municipios
El proyecto está promovido por la sociedad MobartCírculo -formada por Mobart2 y Cajacírculo-, y supondrá una inversión de unos 120 millones para dar forma a una superficie de 10 millones de metros cuadrados donde se generarán hasta 30.000 puestos de trabajo.
El informe se unirá así a los enviados por el resto de los seis municipios afectados por el proyecto, y que se sumarán a la tramitación en curso de aprobación del proyecto como de interés regional.
El futuro polígono industrial lo forman terrenos pertenecientes a seis municipios burgaleses como son Albillos, Buniel, San Medel de Burgos, Villalbilla de Burgos, Villagonzalo Pedernales y la propia capital burgalesa, de la que se prevé incorporar unos 140.000 metros cuadrados de suelo municipal.