Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ESCÁNDALO POLÍTICO EN ISRAEL

Netanyahu se ve acorralado por múltiples casos de corrupción

Uno de sus hombres de confianza pacta con la Fiscalía para evitar acabar en la cárcel e incrimina al primer ministro israelí

EL PERIÓDICO
24/02/2018

 

El diario israelí 'Haaretz'’ publicó el pasado miércoles, 21 de febrero, un artículo titulado "Los últimos días de gobierno de Binyamin Netanyahu". El titular puede resultar engañoso porque quien firma el texto, el director del diario, Aluf Benn, en realidad se refería a la pérdida de autoridad del primer ministro israelí, más que a una caída inmediata del dirigente. El mandatario está acorralado por una serie de casos de corrupción, todavía bajo investigación, pero de momento no ha sido imputado. "Los últimos días" pueden ser aún muchos días, incluso muchos meses.

Por si acaso, la política israelí se ha puesto en alerta y el líder laborista, Avi Gabay, ha enviado incluso una carta a los diputados de su partido pidiéndoles que se preparen para unas posibles elecciones anticipadas.

La policía recomendó el pasado 13 de febrero que Netanyahu sea imputado por sobornos, fraude y abuso de confianza en dos (los denominados "caso 1000" y "caso 2000") de los varios escándalos en que aparece implicado, pero la decisión depende exclusivamente del fiscal general, Avichai Mendelblit, y el procedimiento puede ser bastante largo.

En la noche del pasado martes 20 de febrero, el dirigente israelí sufrió un nuevo revés, cuando uno de sus hombres de confianza, Shlomo Filber (alias ‘Momo’), que fue director general del Ministerio de Comunicaciones entre el 2015 y el 2017, decidió cambiar de bando y convertirse en "testigo del Estado" (o sea, de la Fiscalía). Filber había sido detenido junto a algunos directivos de Bezeq Telecom, la principal compañía de telecomunicaciones de Israel.

Aunque puede pasar aún bastante tiempo hasta que ocurra, Netanyahu tiene bastantes números para ser imputado, pero aún así la legislación israelí no le obligaría a dimitir. Sólo estaría obligado en el caso de ser condenado.

El precedente de Olmert
En el 2008, el entonces primer ministro, Ehud Olmert, renunció al cargo, incluso antes de ser imputado, cuando estaba siendo investigado por corrupción, con el argumento de que necesitaba tiempo para poder preparar bien su defensa. Todos los observadores coinciden en que éste no es el estilo de Netanyahu, un superviviente nato y un hombre adicto al poder, en el que lleva 12 años al haber logrado cuatro mandatos en las urnas (los tres últimos consecutivos). Le falta poco para emular al fundador de Israel, David Ben Gurión, que dirigió el país durante algo más de 13 años.

La perseverancia de Netanyahu no puede esconder el hecho de que ahora está políticamente muy tocado.  Sin embargo, su coalición de Gobierno (formada por seis partidos) sigue apoyándole y él ha hecho saber sus intenciones de volver a presentarse a las elecciones --que, si se agota la legislatura, deben celebrarse a finales del 2019—para lograr un quinto mandato. En cuanto a su responsabilidad en los casos de corrupción, Netanyahu sostiene que todo se trata de una "caza de brujas partidista" de quienes no han logrado derrotarle en las urnas.

¿De qué se acusa exactamente a Netanyahu?

El  "caso 1000" (en la jerga policial), el más antiguo, es un caso de soborno y tráfico de influencias. Netanyahu y su mujer, Sara, recibieron regalos caros como puros habanos (Cohíbas), champán o una exquisita pieza de joyería del productor de Hollywood, Arnon Milchan, nacido en Israel, y del multimillonario australiano James Packer, a cambio de favores políticos diversos. Por ejemplo, Netanyahu forzó la aprobación de una ley que recorta impuestos a israelís que regresan después de vivir un tiempo en el extranjero. Esta ley fue hecha a medida para el productor y, no por casualidad, se la conoce como 'ley Milchan'.

Según las alegaciones, el primer ministro se ocupó también de que el Ministerio de Comunicaciones favoreciera los intereses de Milchan en el mercado televisivo israelí. Packer, por su parte, hizo también regalos no solo al matrimonio Netanyahu, sino también al hijo de ambos, Yair, en forma de billetes de avión y estancias en hoteles de lujo.

La obsesión por los medios
Dos de los supuestos casos de corrupción en los que estaría implicado el primer ministro tienen que ver con los medios de comunicación, algo que siempre ha obsesionado a Netanyahu.

En el llamado "caso 2000" se alega que Netanyahu hizo un pacto con Arnon Mozes, propietario de 'Yedioth Ahronoth', uno de los principales diarios del país, para que diera una cobertura periodística favorable al primer ministro. A cambio, Netanyahu convencería a su amigo íntimo, el magnate Sheldon Adelson, para que limitara la circulación de 'Israel Hayom', el diario de su propiedad y gran competidor de 'Yedioth Ahronoth' . La conversación entre Netanyahu y Mozes fue grabada y trascendió públicamente.

El "caso 4000", conocido esta misma semana, sostiene que cuando Netanyahu, además de primer ministro, era también ministro de Comunicaciones, intervino con el organismo regulador para beneficiar al grupo Bezeq, cuyo principal accionista, Shaul Elovitch, es amigo suyo. A cambio, la agencia de noticias Walla, perteneciente al grupo, daría cobertura favorable a Netanyahu y su esposa Sara. Es por este caso por lo que Filber ha pactado con la Fiscalía a cambio de evitar una petición de pena de cárcel. El jueves se supo que, en los primeros interrogatorios, Filber incriminó a Netanyahu. Elovitch y su esposa permanecen bajo custodia policial, ampliada con autorización judicial al menos hasta el lunes.

Soborno a una jueza
Más grave aún, el pasado martes trascendió que Nir Hefetz, otro hombre de confianza de Netanyahu, intentó en el 2015 sobornar a una jueza, Hila Gerstl (ahora ya retirada), prometiéndole el puesto de fiscal general si cerraba algunas causas contra la esposa del primer ministro, Sara, por el supuesto empleo de fondos públicos para gastos superfluos en su residencia.

Queda aún el caso 3000, que implica el pago de comisiones y sobornos a funcionarios del Ministerio de Defensa por la compra de submarinos alemanes. Se espera que Netanyahu sea también interrogado al respecto.       

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria