Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MIS FAVORITOS: EL RINCÓN DE ANTONIO (ZAMORA)

Director criado en una cocina

JOSÉ LUIS CABRERO
09/12/2016

 

Daniel Pérez Fernández (Zamora, 1956) es director del Teatro Principal de Zamora desde hace casi 30 años, aunque desde mucho antes se recuerda vinculado a las artes escénicas.

«Con 14 años ya estaba dentro del teatro aficionado» y desde entonces no lo ha dejado ni un solo minuto tocando todos los palos que le pudieran acercar a un escenario. Tiene premios de teatro, de poesía y hasta de canción de autor.

El restaurante el Rincón de Antonio es uno de sus locales de referencia en Zamora porque le gustan «los productos que escoge y, sobre todo, cómo cocina» Antonio González de las Heras, que abrió el negocio en pleno casco antiguo de Zamora en 1999.

«Me gusta mucho cómo es capaz de realzar lo que está cocinando sin enmascarar nunca el producto base, aunque al mismo tiempo es muy creativo», indica.

Las almejas con mantequilla de manzana, unas gambas con ajos de Zamora, los mejillones con fundido de queso o un contundente plato de langostinos y vieiras con pata, morro, callos y salsa zamorana son algunas de las preferencias de Daniel Pérez ante la barra o los manteles de Antonio, un cocinero que no se cansa de defender los productos «de verdad».

Daniel Pérez habla de la cocina con la misma pasión con la que defiende que se siente dramaturgo por encima de todo.

«Aprecio la comida desde que era pequeño», dice, probablemente porque nació en la plaza del mercado y se crió junto a una abuela que era «una excelente cocinera».

Creció en una cocina grande, de leña, «donde se escabechaba, se hacían legumbres, pesca y caza». Todos esos olores le empaparon hasta el punto de que cuando cocina, y lo hace a diario, nunca le hace falta probar la comida y es el olor que despide lo que le da la pista de cómo está. «Creo que eso mismo he representado yo en casa para mis hijos».

Estudió en la Escuela de Arte Dramático de Madrid y durante la transición participó en varias compañías de teatro independiente.

Fueron días, dice, «de mucha fuerza, de una gran vitalidad», en los que era capaz de «estudiar, mientras actuaba y cantaba» para pagar su formación.

La casualidad le llevó de nuevo hasta Zamora donde montó, junto a Cándido de Castro, la cooperativa de teatro Achiperre en la que escribió, interpretó y dirigió durante siete años.

Probablemente, allí descubrió que escribiendo es como se siente más a gusto, intentando reflejar «cómo la vida y el teatro se confunden».

Desde entonces ha conseguido estrenar más de una treintena de obras y con algunas de ellas ha logrado hacerse un hueco en la historia teatral. Alicia, estrenada hace doce años, fue la primera obra de teatro familiar musical que se hizo en España. La menciona cuando se le pregunta por esas obras que tienen un sentido especial desde el punto de vista personal, y no olvida tampoco la primera producción que estrenó con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, una adaptación de El Caballero de Olmedo.

En su época madrileña veía todo el teatro que se ponía, ahora, como responsable de la programación del Principal de Zamora, sigue consumiendo entre 80 y 90 obras al año y reconoce que, a pesar de que «los dirigentes odian las artes escénicas y no pueden castigarlas más» el teatro sigue reaccionando con mucha vitalidad «hay carteleras muy potentes y el público asiste, también las nuevas generaciones que se abren a los nuevos espacios y lenguajes dentro del teatro».

La comida del mediodía Daniel Pérez la hace en casa siempre que puede. Es, tras las sesiones del Principal cuando, en muchas ocasiones, guía a las compañías por los locales que prefiere en la ciudad.

«Los actores tienen o intentan tener sensibilidad y gusto por la vida y eso tiene mucho que ver con la comida», dice. Por eso, recorren Lasal para probar los «escabeches excelsos» que hace Rubén Becker. Paran en Toma Pan y Moja para disfrutar de tempuras, carpaccios o una caldereta de cordero «de medalla» o se hacen servir algunas tapas de callos en el Chillón. Para comidas más formales, los «magníficos asados» de Bodegas Valcabadino.

El teatro es una constante, pero ahora se ha embarcado en el intento de sacar adelante una novela larga a partir de un diario escrito por su suegro en el que recogió historias de españoles en el Gulag ruso y su vuelta a España.

Al mismo tiempo trabaja en una obra de teatro familiar y en otra más sobre «las cosas de la vida y la muerte».

Todavía tiene tiempo para poner en orden la poesía que ha ido escribiendo en cuadernos.

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria