Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MIS FAVORITOS: VENTA RASQUILLA (ÁVILA)

Una venta llena de historias

La periodista abulense siente esta venta como ‘la casa madre’ de su familia. Le encantan sus huevos fritos con jamón y las patatas revolconas

ANTONIO GARCÍA / ÁVILA
10/02/2017

 

La vorágine del día a día como periodista no ha hecho que la abulense Rosa Villacastín haya dejado de tener los pies en el suelo y sepa cuáles son sus orígenes.

Siempre que puede presume de su tierra y de una familia de la que forma parte el poeta nicaragüense, Rubén Darío, que fue pareja de su abuela Francisca –no pudieron casarse aunque él se lo pidió al Papa León XIII– antes de que ésta se casara con su abuelo José Villacastín, de cuyo apellido dice haberse «apropiado literariamente».

Esta todoterreno del periodismo le dedicó en 2014 a su abuela materna el libro La princesa Paca: la gran pasión de Rubén Darío, centrado en esta mujer adelantada a su tiempo que enamoró a un ‘príncipe’ de la palabra.

Según señala Villacastín, el poeta era un amante de la sopa castellana, de las costillas adobadas y las patatas revolconas que le hacía Francisca, según relata Villacastín, que vivió sus primeros nueve años de vida en Navalsáuz, el pueblo de su abuela Francisca.

A pocos kilómetros de allí, junto a la N–502 (Ávila–Córdoba), a la altura del kilómetro 49,000, en el cruce que conduce hacia San Martín del Pimpollar, el parador de Gredos, Navarredonda de Gredos y Hoyos del Espino, se sitúa uno de los establecimientos con más solera de la provincia de Ávila: la Venta Rasquilla, una referencia de la mejor carne.

Con cerca de 120 años de historia, este lugar ha ido pasando de generación en generación hasta ir a parar a los primos de Rosa Villacastín, los mellizos Carlos y Antonio Martín.

El primero, además de cocinero, es el alcalde de San Martín del Pimpollar, municipio al que pertenece la venta, y el segundo se encarga de todo lo relacionado con la cocina. «Compra, elige la carne y prepara el día a día», relata Villacastín, quien considera este lugar como «la casa madre» en la que se reunía toda la familia y amigos en fiestas, matanzas…

Este lugar íntimamente ligado a las emociones, es un punto de referencia para la periodista, cada vez que retorna a Navalsáuz. «Aunque no haya vivido demasiados años ahí, todavía me emociona encontrarme con mi familia paterna, con mis primos, con sus hijos y con sus mujeres», apunta Villacastín, quien no desea que «se rompa este lazo sentimental», porque todo ello forma parte de sus «raíces», con independencia del lugar en el que resida.

La Venta Rasquilla, situada en este punto de la Sierra de Gredos, cuyo paisaje «adusto» forma parte de la «personalidad» de la periodista, también es atendida por Mari y Maribel, las mujeres de Carlos y Antonio, que se encargan de la organización y el servicio, ayudadas por los cuatro hijos de las dos parejas.

En este lugar lleno de historia en el que se detenían arrieros y pastores trashumantes vuelve a parar cada vez que puede Rosa Villacastín, que suele entrar en la cocina para que sus primos le comenten el plato del día.

Villacastín reconoce que cada vez que va a Rasquilla «siempre» come lo mismo: huevos fritos con jamón y patatas revolconas, típicas de la cocina abulense. De segundo, degusta carne «en cualquiera de sus modalidades», si bien la clásica y más conocida es el chuletón de avileño. Además, también le encanta el cochinillo «muy frito» que hacen allí.

De la cocina de este lugar situado junto al río Arenillas, también le gustan las judías blancas «marca de la casa». «En ningún sitio las he comido tan buenas», afirma la periodista, antes de recordar una anécdota que pone de relieve la fama de este establecimiento.

Según relata, cuando estaba en «La Alameda», uno de los mejores restaurantes de La Rioja, su propietario, Tomás, le comentó que no dejara de pasar por la Venta Rasquilla si alguna vez pasaba por Gredos, porque es «el sitio donde mejor carne se come». Todo ello, sin saber su estrecha relación con el lugar.

Villacastín sigue sin olvidar sus orígenes, los lugares en los que mejor se come y en los que se siente como en casa. Uno de ellos, quizá el más importante, la Venta Rasquilla, «la casa madre».

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria