Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GANADERÍA

«Desde niña mi padre nos llevaba al campo»

Teresa Rodríguez gestiona tres fincas de porcino y vacuno en Gallegos de Argañán / Afirma que «uno no es ganadero de un día para otro»

M. CALLEJA
12/12/2016

 

Su vida transcurre a caballo entre Salamanca y Gallegos de Argañán, en la comarca de Ciudad Rodrigo. Teresa Rodríguez Vidal, de 37 años de edad, gestiona tres fincas ganaderas de porcino ibérico y vacuno, siguiendo la tradición familiar.

Es además ingeniera agrónoma, un valor añadido que le permite sumar a la experiencia familiar, las rutinas y costumbres, los conocimientos adquiridos en el desarrollo de una profesión vinculada al campo. Una actividad que compagina actualmente con la ganadería.

Teresa procede de una familia de «gran tradición ganadera de porcino». Antes, explica, no existían grandes cebaderos y se trabajaba de una forma «más extenniva». Una tradición que en su explotación se mantiene aún. «No hacemos grandes volúmenes de ganado, asegura, nos centramos principalmente en la producción de cebo en montanera», a base de bellota y hierba.

Es temporada de montanera, la última fase de la cría del cerdo ibérico, en la que el cerdo pasta en la dehesa engordando hasta su sacrificio. Allí estará máximo hasta finales de febrero.

Teresa explica como cada año llenan las fincas, «según la capacidad correspondiente», con los animales nuevos nacidos en septiembre. Entran a la edad de seis meses para crecer en la dehesa salmantina, en un entorno totalmente natural. Una circunstancia que les distingue en el mercado. Esta ganadera cuenta con unos 150 animales de montanera, y otros 50 en cebo de campo, un sistema que también gestiona.

Teresa forma parte del campo y de la dehesa. Ese territorio al que su padre le ha llevado desde niña para destetar terneros o ayudar en diferentes labores relacionadas con los animales. Esta salmantina es también ganadera de vacuno de raza morucha en pureza y en cruce con charolés, para poder cebar y vender para carne. Defiende la mejora y promoción de la raza autóctona, por eso, es socia de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno de Raza Morucha, centrada en la mejora genética.

El campo ofrece «márgenes pequeños», según esta emprendedora del medio rural. Teresa se define como una persona «activa», y así explica su apuesta por su pasión y su profesión, dos actividades que combina perfectamente. Se siente ganadera y, asegura, estar cada semana «a pie de campo». Y es que, en este sentido, tiene claro que para que exista una gestión «controlada» de las fincas, «hay que estar allí, si no se va el dinero», afirma convencida.

Le gusta lo que hace y se siente «realizada», con todas las ventajas y desventajas que la ganadería supone. Eso sí, opina que «uno no se hace ganadero de un día para otro». En este caso, reconoce que la estructura familiar ha facilitado su relevo. Su padre se jubiló y repartió las fincas. Teresa gestiona en estos momentos 400 hectáreas y más de 300 animales, entre el porcino y el vacuno de carne.

Esta hija y nieta de ganaderos reconoce que el día a día «no es sencillo». «Hay jornadas horrorosas». Aún así, cuando se le pregunta qué es lo que le aporta el campo, no tarda en responder: «Me da tranquilidad, satisfacción y espiritualidad». Sensaciones únicas que logran suavizar todos esos problemas. «Aprendes a vivir con las dificultades, es más, te habitúas y si una mañana todo está bien, hasta te extraña». Y es que el campo, dice, forma parte de ella, y es «difícil» también desvincularse.

El cerdo ibérico de bellota ha comenzado a cotizar en la Lonja de Salamanca manteniendo los valores del año pasado. Todo apunta, según Teresa, a una «buena» campaña, ya que sobre la mesa hay precios «aceptables».

Sobre el futuro, es realista. Esta joven ganadera apuesta por innovar e invertir, ajustando los márgenes. Algo que exige «adaptarse» a través de modificaciones técnicas en el manejo y las infraestructuras. Retos que afronta poco a poco.

Sobre el valor del campo y de la ganadería, Teresa tiene claro que, «como madre», tratará de inculcar en su hija Vega esos mismos valores que a ella le transmitieron anteriormente, y que tienen mucho que ver con el respeto a una actividad de la que dependen seres vivos. Otorga a ese campo en el que vive un valor «sentimental» en el que «cada día es diferente».

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria