Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RADIOGRAFÍA DE LOS CANDIDATOS

El buzón de voz de Albert Rivera

El líder de Ciudadanos parece abocado a recibir cientos de llamadas tras el 28-A si logra ser bisagra Los naranjas mantienen su veto a Sánchez y cruzan los dedos para que los indecisos no les traicionen

Gemma Robles
22/04/2019

 

En la última semana de campaña los candidatos suelen apretar los dientes y tachar días del calendario. Las fuerzas tienden a flaquear después de horas de viaje y mitineo; las gargantas sufren los suyo y los argumentos van difuminándose de tanto uso. De tanto vuelta y vuelta en debates y entrevistas. Pero es probable que uno de los aspirantes a las generales del 28-A, Albert Rivera, esté además haciendo ya acopio de analgésicos para soportar los dolores de cabeza que una vez pasadas las legislativas puede provocarle la promesa que hizo de no convertir a Pedro Sánchez en presidente y, en lo posible, de repetir el acuerdo firmado con el PP en Andalucía. Con la inestimable ayuda de Vox. Extraño encaje para un liberal que soñaba con abanderar el centro.

La arriesgada jugada que supone desvelar su política de pactos en precampaña, como él hizo, sometiéndolo además al criterio de su Ejecutiva -que lo aprobó por unanimidad-, ha llevado a los socialistas al desconcierto, que ponen el grito en el cielo porque el cordón sanitario sea para ellos y no para la ultraderecha. Tampoco convence a Podemos, que teme un donde dije digo de última hora que aleje al PSOE de una coalición de izquierdas para echarse en brazos de Cs, hipótesis que de vez en cuando también alimenta un PP que busca distanciarse de su principal competidor en el bloque de la derecha.

Eso, en lo que a los grupos concierne. Si la parroquia naranja cree o no a Rivera (ha cambiado de criterio en otras ocasiones y ha apoyado intentos de investiduras de Sánchez o Mariano Rajoy tras asegurar que jamás lo haría), se comprobará el domingo. En urnas. Unas horas después, el protagonista de esta crónica sabrá si los miembros de las élites españolas y de instituciones europeas están dispuestos a renunciar a su comodín de la llamada, esto es, coger el teléfono para intentar influir en su decisión, si resultase decisivo, en un sentido o en otro. No parece que se vaya a librar del aluvión, por el runrún que ya se oye de fondo. Especialmente si los números se tornan enrevesados y hay amenaza de bloqueo. Desde los partidos afectados también se le buscará. Rivera puede mantenerse firme en su postura oficial e incluso no contestar, pero su buzón de voz echará humo. Su cabeza, seguramente, también. Todo eso en vísperas de las autonómicas y municipales de mayo.

La apuesta Arrimadas y los indecisos

Podría convertirse el jefe de Ciudadanos en uno de los hombres más requeridos de España en los próximos tiempos. Eso, siempre que la demoscopia sea como la están pintando y él sea bisagra. No hace tantos meses que aspiraba a suceder a Mariano Rajoy en La Moncloa después de darle apoyo en un gobierno débil, pero llegó una moción de censura a lomos de la corrupción y se llevó al PP por delante. Y las bazas que, según las encuestas, tenía en esos momentos de ser el siguiente presidente un Rivera centrista, también. Desde entonces le ha dedicado esfuerzo a recolocarse en el tablero disputándole el puesto de jefe de la oposición al flamante Pablo Casado, pero sus ataques furibundos al sanchismo por su acercamiento con los secesionistas catalanes y las polémicas fotos en la madrileña Plaza de Colón no han dado el resultado esperado para remontar contra reloj.

Aún así puede mejorar resultados respecto a las últimas legislativas si hace un buen final de campaña. También puede ocurrir que la bolsa de indecisos que le acompaña en su periplo, que parace ser multitudinaria, opte por avalar a otra organización en las urnas del 28-A y la incógnita se torne catástrofe para sus intereses. Pero el equipo de Rivera prefiere no pensar en esa opción y defiende apretar el acelador en el tramo final donde, además, hay debate a dos vueltas, una disciplina en la que supuestamente su jefe es experto.

Cabe destacar que Cs ha apostado mucho, está por ver si demasiado, en estas generales que huelen a punto de inflexión para esta formación. Se han traido a uno de sus grandes activos políticos, Inés Arrimadas, de diputada a Madrid, dejando algo desabrigada a la organización en Catalunya, pese a ser allí donde tienen la cuna y donde lograron, con ella al frente, vencer por primera vez en unas elecciones, aunque no gobernaran. Está por ver si el sobreesfuerzo da resultados. Y si el móvil de Rivera aguanta el tirón que le aguarda.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria