Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL EQUILIBRIO DEL TREN

20-N

JORGE M. MOSQUERA JORGE M. MOSQUERA
21/11/2017

 

AYER FUE EL 20-N. Quizá los más jóvenes no lo recuerden, pero ayer hizo 42 años que murió el dictador Franco. En estos años hemos visto como poco a poco se han ido transformando todas las estructuras de un régimen que había durado casi 40 años y cuyo creador había sido el máximo exponente de su propia creación, sujetando con mano de hierro a una población que pedía a gritos libertad e igualdad.

Eran tiempos de boina y pantalón de mahón, de falta de modernidad y de carencia de derechos, pero todavía algunos le recuerdan. Tantos años de historia no se borran de un plumazo y hasta no hace mucho, unos pocos nostálgicos se reunían, ya fuera donde se encontraba su tumba o en alguna manifestación al aire libre, para recordar con aflicción aquellos tiempos.

Franco pretendió que su régimen le perviviese a sí mismo y nos dejó para los anales una máxima que, afortunadamente, no se mantuvo más que un par de años. De lo que podía suponer aquello de “dejarlo todo atado y bien atado”, lo único que le ha subsistido es que más de 40 años después, todavía nos encontramos con políticos, muchos de ellos que no han conocido ni vivido en esa época, que para rematar una manifestación o declaración que han hecho acaban llamando “franquista”, al contrario. Tantos años después y con una Ley de Memoria Histórica aprobada con amplia mayoría, todavía se sigue con ciertas coletillas.

Lo cierto es que en los años en que Franco dirigió el país, nunca llevó al Ejército a la calle ni nunca se produjeron los altercados con que nos ha amenazado esta semana la señora Marta Rovira, a la sazón candidata por ERC a presidenta de la Generalidad de Cataluña en las próximas elecciones del 21 de diciembre. Esta buena mujer nos ha despertado con una película de terror del Ejército español camino de Cataluña para acabar con el “proces” en medio de un baño de sangre. Ya le vale.

Declaraciones de este pelo recuerdan que los herederos del dictador todavía pueden andar pencando a sus anchas por la rígida España regional. Pocas cosas se parecen más a una declaración de principios dictatoriales que calentar a la parroquia con afirmaciones como esas. Los dictadores se han ido para no volver y afortunadamente hemos sido capaces de conseguirlo sin una mala bala ni una gota de sangre.

La recomendable novela “Y al tercer año resucitó” de Vizcaíno Casas nos relata la historia de la España que se encuentra, un Franco resucitado. Acaba volviendo al Valle de los Caídos al no ser capaz de asimilar la nueva democracia. Seguro que, ante declaraciones como esas, soltaría una risilla.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria