Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TRAS EL ESPEJO

Adaptarse o morir

 

Adaptarse o morir. En ciertas ocasiones se antoja necesario renunciar a los principios, a las que han sido las guías de actuación profesional, en favor del pragmatismo. El corto plazo impone su ley en muchos ámbitos. Y el deportivo es uno de ellos, sin lugar a dudas.

La capacidad de adaptación al entorno es una de las características de la inteligencia. Y en ocasiones hay que dejar de lado, no relegadas pero sí en segundo plano, los que hasta el momento parecían dogmas.

Cuando las cosas pintan mal se impone variar la táctica. Empeñarse en repetir hasta la extenuación lo que a todas luces no funciona es una garantía de fracaso. Y en esa tesitura se hacen más evidentes las diferencias entre las personas encargadas de la dirección de grupos. Como es el caso de los entrenadores.

En la presente temporada el Burgos CF ha vivido las dos caras de la moneda. Arrancó el curso bajo la batuta de José Manuel Mateo. El preparador navarro tuvo un paso fugaz por el combinado de la ribera del Arlanzón. Su etapa en el banquillo finalizó de forma abrupta antes de tiempo sin moverse un ápice de su guión, de sus líneas prefijadas de acción. Que el equipo no funcionase no fue un acicate suficiente para poner en marcha retoques o cambios de sistema en busca de una reacción de una escuadra hundida en la depresión.

También el actual inquilino del banquillo de El Plantío llegó con su catecismo futbolístico particular bajo el brazo. Que se antojaba poco menos que inamovible. Pero Fernando Estévez fue capaz de leer la situación con ojos diferentes. Mantener el rumbo conducía al abismo. Hizo mil y una pruebas cambiando a los pilotos de la nave. Sin éxito. Así que tuvo que ‘traicionar’ sus ideales y apostar por algo de lo que siempre había renegado: una defensa de cinco hombres.

Cosas de la vida. No hay reglas sin excepciones. La tenacidad en la defensa de los principios no conduce siempre a resultados positivos. En ocasiones la flexibilidad para cambiar sobre la marcha las prioridades de actuación es la vía más rápida hacia el éxito de una empresa.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria