Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EN LAS NUBES

Aquelarre de fantasmas

ALMUDENA SANZ ALMUDENA SANZ
14/01/2018

 

AUNQUE EL REVUELO levantado tras conocer la noticia de que alguien había desempolvado el proyecto de ampliación del Museo de Burgos ya estaba olvidado, todos los fantasmas de la ciudad acudieron a la asamblea convocada en solidaridad con sus colegas. Aquelarre de sábanas blancas. La inquietud era evidente en los moradores de los viejos edificios de la calle Miranda. Tenían el ‘y si…’ en la punta de la lengua a sabiendas de que contaban con todo a su favor para que allí nadie entrara con pico y pala. La ridícula cantidad consignada por la Junta, la falta de pronunciación del Ministerio de Cultura, la precaria situación de los museos provinciales a la sombra de los grandes centros regionales... Pero tenían miedo. Les quedaba mucho que aprender de los fantasmas del Hospital de la Concepción. ¡Vaya pachorra la suya! Eran imperturbables. Se sabían el cuento de Pedro y las ovejas al dedillo. Su cara de suficiencia desesperaba en el resto de patrimonio olvidado, siempre con la incertidumbre de que alguien los metiera mano. Menos blancos que en anteriores reuniones aparecían los del Asador de Aranda. Hace unos meses temblaban cada vez que oían relinchar a Babieca. ¿Pero cuánto hacía que no se hablaba de ese flamante y polémico centro cidiano? ¡Si ya no sabían si lo habían metido en un cajón o tirado definitivamente a la papelera! Tranquilos también andaban los del Monasterio de San Juan. Se descojonaban cada vez que a algún político se le llenaba la boca con todo lo que quería hacer en su noble hogar y se tronchaban más todavía cada vez que el Gobierno, burlón, les sacaba la lengua. Ellos se sabían afortunados por contar con calefacción, luz, estancias cómodas, arte que contemplar, música y teatro de vez en cuando… y ¡hasta baños! Con cachava acudían ya muchos como los de la vieja nave de Villafría que unos jóvenes quisieron convertir en un centro de creación musical. Conscientes de que tenían el techo asegurado por mucho tiempo, rejuvenecían mofándose de los pardillos del centro. Y entre tanto alarido, risotada, sollozo, lamento y gemido cada mochuelo volvía a su olivo. Hasta el próximo susto.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria