Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EFECTOS SECUNDARIOS

El ‘botellón’ aceptado

VIRGINIA MARTÍN VIRGINIA MARTÍN
15/10/2017

 

ESTA SEMANA han sido varias las noticias que han puesto sobre la mesa la problemática del consumo de alcohol entre los más jóvenes. Algunas de ellas se han centrado en la celebración de novatadas en el campus universitario, que llevan aparejado el perseguido e indeseable botellón. Otras abordaban los botellones que cada fin de semana se desarrollan en diversos puntos de la ciudad y la imposibilidad de afrontarlos únicamente con medios policiales.
No seré yo quien defienda la práctica, pero me voy a conceder la licencia de hacer de abogado del diablo. Bien es cierto que la forma de consumir alcohol ha cambiado con el paso de los años, pero también es cierto que la cultura española está íntimamente ligada con su consumo. Piénsenlo un momento. No hay comida familiar, boda, despedida, cena con amigos, fiestas patronales, lunch o barbacoa en la que no haya una o varias botellas de alcohol. En mayor o en menor medida, las bebidas alcohólica están presentes en la práctica totalidad de las celebraciones y de las reuniones sociales que un ser humano disfruta, o no, a lo largo de su vida.
Claramente el botellón es el consumo de alcohol llevado al extremo, el beber por el beber y cuanto más barato y más cantidad mejor, pero siendo el alcohol un elemento central en gran parte de la cultura española, se torna complicado dar lecciones de moral.
Sin lugar a dudas, el botellón no se ataja únicamente desde la acción policial. Es pan para hoy y hambre para mañana. Ni siquiera creo que sea una mera cuestión educativa, ya sea desde el seno familiar o desde el ámbito escolar, sino que radica en un trasfondo cultural, cada vez más complicado de atajar y retirar. ¿Cuántos estarían dispuestos a retirar el alcohol de sus celebraciones o fiestas?
El problema es que ese consumo de alcohol más ‘pausado’, pero en muchos casos igual de excesivo y de nocivo es aceptado por la sociedad como algo normal. Nadie se escandaliza cuando la mitad de los invitados de una boda acaban ‘ por los suelos’ o porque alguien se va ‘de cubatas’ con los amigos y a la mañana siguiente la resaca retumba fuerte en su cabeza.
Muchos dirán que la diferencia entre unos y otros es la mayoría de edad, pero pocos reconocerán que el alcohol es nocivo a los 15, a los 35 y a los 75. Sinceramente, creo que la solución al botellón tiene un nombre: madurez. Al menos para la mayoría. Otros seguirán criticando al adolescente que bebe en el parque de su barrio mientras sale a tomar una copa detrás de otra un fin de semana sí y otro también. Ah perdón, que es mayor de edad.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria