Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL EQUILIBRIO DEL TREN

Los días tiernos

JORGE M. MOSQUERA JORGE M. MOSQUERA
02/01/2018

 

LAS FIESTAS mayores de Navidad ya han pasado y solo nos queda Reyes para recordar unas fiestas que, dentro de lo que cabe, han sido entrañables. En estas fechas, ya sea por las luces o el ambiente que producen las compras y el consumismo nos ponemos tiernos y mejoramos algo nuestra conducta y nuestra cara de vinagre. Nos deseamos lo mejor y nos damos la mano, abrazos o besos sin pensar que dos días antes nos limitábamos a un simple movimiento de cabeza. Luego, cuando finalizan parece que como por arte de magia se nos borra aquella sonrisilla tierna y volvemos a la cruda realidad.

Por eso aprovecharé estas líneas para volver la vista atrás y recordar cómo hemos pasado las fiestas navideñas. Los que hayan podido, que los habrá que no, seguramente habrán estado reunidos con la familia procurando pasar lo más desapercibidos posible y al rebufo del síndrome del cuñado. ¡Cuidado! es una máxima demostrada que si comenzamos a cenar y no hemos calado al cuñado es que quizá seamos nosotros mismos. Al contrario, me pregunto porque no existe el síndrome de la cuñada ahora que está tan de moda la igualdad y la fraternidad (es un decir) entre los dos sexos.

También se me ocurre pensar cómo han pasado las navidades los militares desplazados en el exterior, lugares en donde su presencia es obligada y sin embargo no muy recompensada. O los policías en los barcos Rhapsody y Azzurra, comiendo peor de lo que han podido comer los políticos ingresados en prisión. Es sobradamente conocido que con los derechos fundamentales más claros que los de los policías, sí habrán podido cenar en consecuencia. Eso sí, los villancicos se habrán cantado con más fuerza en Tabarnia.

Y cómo lo habrá pasado Puigdemont, el pobre, obligado a pasar las Navidades lejos de su patria chica, en un palacete de lujo propiedad de un independentista flamenco con 2.6 hectáreas. Seguro que ha sufrido horrores, pasando privaciones, carencias y escaseces. Tal debió ser, que ha dicho que como regalo de Reyes quiere volver a Cataluña. Se ve que le ha afectado aquello de la ternura de los anuncios de Navidad y el «vuelve a casa vuelve». La pena es que si vuelve el Estado le estará esperando para darle habitación en «villa candado».

Si, amigos, sí. Aunque las luces y el ambiente ya no permanezcan, la ternura de los días anteriores no debe perderse. Sonriamos y procurémonos un año nuevo mejor que el anterior. No caigamos en la tentación de pensar que todo viene dado y que el año que empieza, por inercia, va a ser mejor. Feliz 2018.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria